El proyecto HIGHARCS o cómo analizar los recursos hídricos en altitud

0
49
49
  • Vista panorámica de Cantón (China), una de las ciudades objeto de investigadación
  • El proyecto HIGHARCS ejecutó un análisis multidisciplinario de los recursos hídricos en altitud de cinco emplazamientos asiáticos
  • Recibió fondos por valor de 1,5 millones de euros en virtud del tema de «Medio ambiente» del 7PM y contó con expertos de China, Dinamarca, India, Filipinas, Suiza, Reino Unido y Vietnam. 

(Cordis) De acuerdo con un informe publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Instituto Internacional de Gestión del Agua (IWMI), garantizar la sostenibilidad de los recursos hídricos y alimentarios permitirá proteger el planeta ante el cambio climático, generar beneficios económicos en comunidades pobres y producir más alimentos por unidad de tierra agrícola. Un equipo de científicos europeos aporta una solución responsable a este problema.

El proyecto HIGHARCS («Highland aquatic resources conservation and sustainable development») ejecutó un análisis multidisciplinario de los recursos hídricos en altitud de cinco emplazamientos asiáticos. En él se estudiaron temas relacionados con la conservación y las opciones de «uso racional».

Su objetivo pasa por garantizar la conservación sostenible de los recursos hídricos, la biodiversidad y los ecosistemas mediante la aplicación de servicios de gestión adecuados. Su investigación ya ha logrado que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) añada varias especies de plantas, peces, moluscos, crustáceos e insectos a su Lista Roja de Especies Amenazadas.

El consorcio de HIGHARCS, dirigido por la Universidad de Essex (Reino Unido), identificó en primer lugar tres comunidades dependientes de recursos hídricos en altitud en Cantón (China), Uttarakhand y Bengala Occidental (ambas en India) y Vietnam del Norte y Central. A continuación evaluaron las estrategias aplicadas a los medios de subsistencia de las comunidades y los servicios ecosistémicos de los emplazamientos elegidos. Posteriormente representaron la distribución espacial de los recursos hídricos de altura junto con los agentes secundarios.

El equipo descubrió que los trabajos realizados desde hace años no han bastado para aportar a los países en desarrollo los conocimientos necesarios de cara a tomar decisiones bien fundamentadas o a desarrollar políticas que promuevan el uso equitativo de los ecosistemas hídricos o su conservación. Asimismo, descubrieron que las partes interesadas y los dirigentes políticos no mantienen una comunicación adecuada con las comunidades que dependen de los ecosistemas hídricos de altura, sobre todo en las zonas más vulnerables. Y concluyeron que la gestión de recursos y la protección de los medios de vida son labores necesarias que podrían llevarse a cabo mediante la aplicación de prácticas de gestión que resulten más adecuadas.

Los investigadores redactaron informes de «Análisis de Situación» de cada emplazamiento objeto de estudio. En ellos incluyeron información sobre las estrategias de subsistencia de las poblaciones afectadas y los servicios ecosistémicos relevantes; evaluaciones de marcos institucionales, políticos y normativos; descripciones de redes comerciales y datos sobre agentes clave como empresas, particulares y oficinas dedicadas a la protección del medio ambiente.

El equipo también facilitó la redacción de «Planes de Acción Integrados» en los que se describe la conservación, los medios de vida y las perspectivas políticas de los emplazamientos a estudio, e introdujo una «iniciativa de especies emblemáticas» en las que se identificaron especies que preocupan a la población o que resultan necesarias para garantizar su medio de vida. Las amenazas más importantes identificadas fueron la contaminación, la degradación de hábitats y la sobreexplotación.

Algunas de las herramientas recomendadas para mejorar la comunicación entre las partes son reglas para medir la longitud de los peces, carteles sobre el grado de madurez de los mismos y hojas informativas sobre las especies.

Los distintos informes del proyecto, combinados con la iniciativa de las especies emblemáticas, mejorará la percepción tanto a nivel local como internacional de la importancia que posee la sostenibilidad en los recursos hídricos en zonas de altura. Tras la finalización del proyecto en diciembre, se difundirán los datos recabados entre las partes interesadas pertinentes y la población en general.

El proyecto HIGHARCS recibió fondos por valor de 1,5 millones de euros en virtud del tema de «Medio ambiente» del Séptimo Programa Marco (7PM) y contó con expertos de China, Dinamarca, India, Filipinas, Suiza, Reino Unido y Vietnam. 

Comentarios