Descubren una nueva vía para la obtención de cultivos de pimiento con mayor resistencia a la sequía y la salinidad

0
149

Sobre la Entidad

La Universidad Politécnica de Valencia o UPV es una universidad pública española con sede en Valencia.
  • Un estudio conjunto UPV-IVIA abre una vía para mejorar la resistencia del cultivo de pimiento a la sequía y la salinidad a través de genotipos injertados.

Un estudio desarrollado de manera conjunta por la Universitat Politècnica de València - a través de del Centro Valenciano de Estudios sobre el Riego (CVER-UPV) y el Centro de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana (COMAV-UPV) - y el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), ha abierto una nueva vía para la obtención de cultivos de pimiento con mayor resistencia a la sequía y la salinidad, a través de injertos en las plantas de genotipos resistentes a ambas situaciones de estrés.

La investigación, cuyos resultados han sido publicados recientemente en el Journal of Food, Agriculture and Environment y el Journal of Plant Physiology, parte de la base de que, tal y como apunta Salvador López Galarza, investigador del Centro Valenciano de Estudios sobre el Riego de la UPV (CVER-UPV), "la salinidad y la escasez de agua son dos de los mayores problemas al que se enfrentan los cultivos".

Por ello, dado que "ambos estreses inciden directamente tanto en la calidad del producto final como en el rendimiento comercial de las explotaciones", los investigadores han llevado a cabo un estudio que "identifica los patrones de pimiento, lo que en un futuro podría ayudar a obtener plantas que sobrevivan en estas situaciones de estrés con un rendimiento y calidad aceptables".

La salinidad y la escasez de agua son dos de los mayores problemas al que se enfrentan los cultivos

40 genotipos de pimiento seleccionados y evaluados

Los investigadores de la UPV y el IVIA realizaron su evaluación sobre 40 genotipos de pimiento (Capsicum spp) tanto comerciales como silvestres, seleccionados del Banco de Germoplasma del COMAV-UPV durante las fases vegetativa y reproductiva bajo condiciones, por un lado, de déficit hídrico y, por otro, de alta salinidad.

La selección inicial se llevó a cabo a partir de la tasa fotosintética de los genotipos, ya que como apunta Ángeles Calatayud, investigadora del Centro de Citricultura y Producción Vegetal del IVIA, "la fotosíntesis es uno de los primeros procesos que se ve afectado tanto por la escasez de agua como por la salinidad". Posteriormente, se evaluó, en condiciones de campo, el rendimiento de las plantas injertadas sobre estos patrones en estas situaciones de estrés.

Ahorro del 25% de agua manteniendo los rendimientos

Los genotipos seleccionados y utilizados como patrones por los investigadores mejoraron la tolerancia a la salinidad de las variedades comerciales, tanto en rendimiento propiamente comercial como en la calidad de fruto, tal y como demostraron las pruebas realizadas en invernaderos de la cooperativa del Perelló, zona que se caracteriza por un elevado contenido salino, tanto en el suelo como en el agua de riego.

En cuanto al estrés hídrico, los ensayos se realizaron en la cooperativa de Surinver de Pilar de la Horadada y en una finca de Anecoop en Museros, obteniendo unas plantas con los patrones seleccionados que permitieron un ahorro de hasta el 25% de agua, manteniendo los rendimientos.

Se obtuvieron unas plantas con los patrones seleccionados que permitieron un ahorro de hasta el 25% de agua, manteniendo los rendimientos

Nuevos híbridos y resistencia a enfermedades

Por otro lado, el equipo de investigadores UPV-IVIA está trabajando también en el desarrollo de nuevos híbridos, a partir de los genotipos tolerantes, que permitan obtener patrones que conjuguen las propiedades beneficiosas de cada uno de ellos y presenten mejor afinidad con las variedades comerciales. Así, recientemente, se ha testado en condiciones de campo la primera generación de híbridos y, algunos de ellos, han mostrado un comportamiento excelente.

Asimismo, también están evaluando su resistencia a las enfermedades más comunes del pimiento, como son la tristeza y los nematodos, para poder cultivar pimientos en suelos afectados por alguna de estas patologías sin necesidad de realizar desinfección del suelo, hecho que podría resultar muy interesante para un manejo más sostenible del cultivo.

Comentarios