Manuel Romero cree que el rechazo de la Junta de Andalucía al Plan Hidrológico del Guadalquivir obedece a decisiones políticas

0
90

(CHG) Manuel Romero, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ha reiterado en su encuentro con los medios de comunicación antes de su intervención en el Consejo de Participación de Doñana que la aprobación del Plan Hidrológico de la Demarcación se ha llevado a cabo tras un profundo trabajo de consenso y diálogo y de acuerdo con la mayoría de los usuarios del agua de la cuenca. En este sentido, Romero ha afirmado que, “desde un punto de vista técnico, no entiendo la negativa de la Junta de Andalucía, se trata más bien de una decisión política, las motivaciones son demagógicas y sin fundamento técnico”.

El Plan Hidrológico de la Demarcación se aprobó la semana pasada en el Consejo Nacional del Agua con una amplia mayoría, el 86% de los participantes dieron su sí al documento, con 68 votos a favor, 6 en contra y 5 abstenciones.

El nuevo Plan, que se lleva elaborando durante más de 5 años, ha sido sometido a un amplio proceso de participación pública muy activa. Durante el periodo de redacción del mismo, se han abierto tres etapas de consulta pública de los documentos previos, quedando a disposición de la ciudadanía durante un periodo de seis meses en cada caso, con el objetivo de facilitar el envío de sugerencias y alegaciones de todos los agentes interesados. La Propuesta de Proyecto de PHD, último documento sometido a consulta, ha incorporado más de 75% de las 413 alegaciones presentadas.

A raíz de las declaraciones emitidas por parte de la Junta de Andalucía tras la aprobación del Plan Hidrológico, Manuel Romero ha querido aclarar una a una a las motivaciones que han llevado a la administración autonómica a no apoyar el documento.

Restricciones a las grandes comunidades de regantes

En este sentido, Manuel Romero ha definido como “muy demagógica” la postura de la Comunidad Autónoma respecto a las restricciones de las dotaciones de las grandes comunidades de regantes.

El presidente ha explicado que las grandes comunidades de regantes se configuran a partir de la agrupación de pequeños agricultores, “que haya una comunidad de 10.000 hectáreas no quiere decir que pertenezcan a una única propiedad. Dentro de esa comunidad de regantes hay agricultores y regantes que tienen media hectárea, otros que tienen tres y otros cinco y se agrupan”. Así, cabe destacar que el 65% de la superficie considerada como grandes zonas regables está dividida en comuneros con parcelas menos de 10 hectáreas por propietario de media.

“Esa agrupación nos beneficia a todos, a los regantes y también a la Administración, ya que permite una gestión más ágil, menos interlocutores, una mejor organización y utilizar la economía de escala”, ha remarcado el presidente. El Plan Hidrológico apuesta por la eficiencia como un objetivo básico ya que la cuenca del Guadalquivir es una cuenca deficitaria. Por ello, se les ha pedido un importante esfuerzo a todos los usuarios del agua, tanto a los abastecimientos como a los regantes, para que reduzcan las pérdidas y que utilicen de forma más racional el agua.

En este sentido, el presidente de la CHG ha expuesto que “curiosamente la Junta de Andalucía apoya el plan del Guadiana cuando en ambos se establecen dotaciones de riego similares. La cantidad máxima de agua que cada año se da a cada regante en el Guadalquivir está incluso por debajo de lo que recoge la Agenda del Regadío Andaluz, que ha hecho la Junta de Andalucía. Por esto, me parece bastante demagógico decir que no limitamos el riego”, ha insistido Romero.

Tarificación por consumo volumétrico

Respecto a la necesidad de tarificar el consumo de agua por volumen, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir está totalmente de acuerdo. Esta cuestión no aparece recogida en el Plan Hidrológico porque ya se establece en la Ley de Aguas (TRLA) y el Plan no estima necesario reiterar la normativa de referencia. No obstante, esta medida tan sólo es viable en aquellas explotaciones que hayan sido modernizadas, ya que el resto no cuenta con las infraestructuras necesarias para ello.

El presidente del Organismo de cuenca ha afirmado que la CHG está haciendo una importante apuesta por la modernización de los regadíos de la cuenca, “en el Guadalquivir tenemos muchas miles de hectáreas que se están modernizando y utilizando criterios de racionalidad. Vamos en el camino de hacer esa tarificación volumétrica, porque lo dice la ley. Votar en contra por esa razón no parece muy adecuado”, ha afirmado.

Inversiones previstas

En relación a la reducción del presupuesto del Programa de Medidas, el presidente de la Confederación ha afirmado que se trata de una reducción realista, que afecta a todas las administraciones competentes en la cuenca del Guadalquivir. “La situación económica del país nos ha hecho efectuar un proyecto de inversión realista. Se ha dilatado el horizonte de esas necesidades que tiene la cuenca para mejorar la calidad de nuestras masas de agua. Además, el retraso que ha sufrido la elaboración del Plan (que debía ser aprobado en 2009 y finalmente se aprobará en 2013) nos ha obligado a ello” ha declarado.

En este sentido, el presidente a valorado que, a pesar del retraso de 4 años que ha sufrido la aprobación y de la coyuntura económica actual, se va a ejecutar para el horizonte 2015 más del 40% de la inversión prevista inicialmente y el resto se mantiene aplazándola a los futuros escenarios.

Comentarios