Un novedoso proyecto en el río Hombre estudia el tratamiento de aguas negras a través de plantas

0
196

Sobre la Entidad

IMTA
El Instituto Mexicano de Tecnología del Agua es un organismo público descentralizado que se aboca a enfrentar los retos nacionales y regionales asociados con el manejo del agua.
196
  • Dos ex-becarios de Jica.
  • Resultado del proceso de capacitación en el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, apoyado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón.

Con el objetivo de contribuir al mejoramiento del sistema de tratamiento de agua de la comunidad de la Divina Providencia en la zona de Amarateca en el Distrito Central, un grupo de ex becarios de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), visitó el proyecto “Humedales de la Ciudad Divina Providencia”, para supervisar y darle seguimiento al prometedor proyecto.

“El proyecto consiste en que trataremos las aguas negras por medio de plantas y además de eso se obtendrán ganancias vía las plantas que se utilicen”, indicó Pedro Ortiz, ex becario de Jica y supervisor de proyectos en el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

Agregó que “podemos mejorar las condiciones del río del Hombre que se encuentra en la ciudad Providencia, porque el río es una fuente que Tegucigalpa piensa utilizar en el futuro para abastecimiento y la idea es mejorar las condiciones de ese arroyo para que no hayan problemas de contaminación en el futuro”.

Alrededor de 5.000 personas resultarán beneficiadas directamente.

Alrededor de 5.000 personas resultarán beneficiadas directamente, pero si se ve a futuro, también la población que vive en Tegucigalpa se favorecerá. Actualmente, se realiza un piloto como demostración de que si se puede hacer el tratamiento, sin necesidad de maquinaria y energía, enfatizó el ex becario.

La idea del proyecto surgió a raíz del viaje que los ex becarios de JICA realizaron a México, en donde recibieron una capacitación sobre el sistema de tratamiento natural de aguas residuales su reúso y aprovechamiento.

“El curso que recibimos en México nos motivó para trabajar en este proyecto y desarrollar las técnicas que aprendimos sobre lograr eficiencias de tratamientos de agua y aprovechamientos de las plantas”, dijo por su parte la ex becaria de JICA, Jessica Rodríguez.

Las principales ventajas del proyecto serán las flores que se van a producir y agua de muy buena calidad que tendrá los nutrientes necesarios para ser utilizada por agricultores.

Rodríguez agradeció a JICA porque a través de la capacitación que recibieron en México, aprendieron como mejorar la calidad en el agua, evitar la contaminación en los ríos y prevenir enfermedades.

“Para el desarrollo de este proyecto, iniciamos con fondos de la Fundación Cristo del Picacho y actualmente, estamos recibiendo financiamiento del Sanaa porque nos apoyan con combustible, personal y materiales”, finalizó Rodríguez.

A través del programa de becas de JICA, se imparten cursos de capacitación regional, en el idioma español y participan personas que pertenecen a Centroamérica y México.
Tomando en cuenta que la transferencia de conocimiento y el empoderamiento del beneficiado es vital para el desarrollo de las naciones, la cooperación japonesa promueve el Programa de Capacitación y Diálogo como una herramienta diseñada para fortalecer el proceso de transferencia de conocimientos.

Conocido comúnmente como Programa de Becas, éste ha permitido a centenares de hondureños capacitarse desde la década de los 60 en distintas especialidades de la mano de expertos japoneses.

Comentarios