México cuenta con un laboratorio de pruebas climáticas extremas

0
19
  • México cuenta laboratorio pruebas climáticas extremas
19

El Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq) cuenta con un laboratorio especializado en pruebas climáticas extremas que certifica la resistencia de recubrimientos y materiales a diferentes tipos de industrias, como la automotriz, aeroespacial, farmacéutica, entre otras.

Al respecto, el subdirector de área de Materiales del Laboratorio de Corrosión del Cideteq, Víctor Vega Reséndiz, informó que este laboratorio surgió ante la necesidad de atender varios rubros de la industria mexicana con una presencia importante en la región, como lo son la automotriz y la aeronáutica, en aspectos importantes como los procesos de acreditación y certificación que se demandan en estos sectores.

“Este laboratorio está a cargo del director del área, Arturo Corona Domínguez. En el caso de la industria aeronáutica, trabajamos con la norma ISO 17025 que habla sobre la gestión de calidad y riesgo. En la industria automotriz, está la norma ISO 17025 de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) que habla de los requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y de calibración que exigen tener equipos y personal calificado como el que se encuentra en esta área del Cideteq”, subrayó.

Vega Reséndiz destacó que este laboratorio cuenta con ocho cámaras de nieblas salinas donde se realizan pruebas de corrosión, secado y humedad de materiales; además de seis cámaras para pruebas de radiación ultravioleta (UV), donde se evalúan recubrimientos utilizados en el sector automotriz, de electrodomésticos, así como para infraestructura de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Tenemos además un área para pruebas climáticas extremas, que manejan control de humedad relativa. Cuando los materiales son expuestos a ciertas temperaturas y humedad se degradan, que pueden ser piezas de automóvil, llantas, rines, el sistema de freno, la pintura, el cofre o los vidrios; hablando de los interiores van desde las alfombras o las telas de las vestiduras, entre otros”, agregó.

Al respecto, el investigador del área de Materiales del Cideteq, Juan Carlos Olvera Chacón, abundó que en las cámaras de humedad y temperatura controlada se realizan pruebas de intemperismo, donde se reproducen condiciones ambientales, temperatura y humedad relativa.

"En la industria automotriz y aeroespacial, las especificaciones para probar pintura requieren de un control de entre 30 y 90 por ciento de humedad relativa, así como exposición a ciclos de frío y calor"

En la industria automotriz y aeroespacial, las especificaciones para probar pintura requieren de un control de entre 30 y 90 por ciento de humedad relativa, así como exposición a ciclos de frío y calor. En estas cámaras los ciclos pueden ser un poco más alargados, pueden ser seis horas en humedad, seis horas a menos 20 grados y seis horas a 80 grados Celsius. Se mete el material que vamos a trabajar, generalmente muestras de pintura o piezas pintadas con algún recubrimiento orgánico o inorgánico, y se deja por varios periodos que generalmente oscilan entre cinco, 10 o hasta 100 días”, indicó.

Olvera Chacón informó que, dependiendo de las normas internacionales o internas de las empresas, se manejan estándares con un número de ciclos y horas de prueba de los materiales y piezas sin presentar ampollamientos, corrosión u otros defectos.

Existen normas internacionales de cómo se evalúa y los criterios de aceptación o rechazo. A partir de eso, nosotros podemos tener control de calidad de las piezas pintadas o con algún recubrimiento. Para que una pieza pueda ser montada en un vehículo debe de soportar, por lo menos, 80 ciclos sin presentar ningún defecto”, explicó.

Juan Carlos Olvera Chacón puntualizó que, a diferencia de una empresa enfocada exclusivamente en observar los procesos de producción, el Cideteq desarrolla proyectos de investigación de manera imparcial lo que, dijo, le da confiabilidad a los procesos y de los dictámenes en sus procesos de certificación y acreditación.

“Las técnicas que llevamos a cabo están acreditadas ante la Entidad Mexicana de Acreditación, que refuerzan nuestro sistema de calidad; los resultados que presentamos son trazables y confiables. Muchas veces las empresas solamente se centran en el criterio de aceptación o rechazo, pero no van más allá de dónde viene la norma o cómo se realiza la prueba en sí. Cuando se acercan con nosotros, muchas veces vienen por una sola prueba pero ven el catálogo de productos que ofrecemos, les llama mucho la atención”, advirtió.

Nuevas propuestas en Cideteq

El subdirector de área de Materiales del Cideteq, Víctor Vega Reséndiz, puntualizó que otra de las pruebas realizadas en estas instalaciones comprenden choques térmicos, donde los materiales y recubrimientos son sometidos a pruebas de extremas temperaturas para la identificación de estrés y degradación.

“Paralelo a ello tenemos equipos para la industria aeronáutica, como la cámara de altitud en donde simulamos 32 mil pies de altura, bajo presión y con una fricción muy grande, para observar si el recubrimiento se va degradando conforme pasa la altitud”, indicó.

Vega Reséndiz abundó que, como parte del plan de crecimiento de este laboratorio especializado, el Cideteq contará próximamente con una cámara climática con vibración (shaker), para brindar más servicios a la industria automotriz, aeroespacial y de electrodomésticos, donde, dijo, se analizará la resistencia de tableros y circuitos electrónicos en condiciones de vibración, temperatura y humedad relativa.

El subdirector del área de Materiales del Cideteq señaló también que otra de las industrias que pueden requerir los servicios de este laboratorio es la farmacéutica, particularmente en lo que se refiere a la resistencia de las tintas y pigmentos de los empaques y envolturas de medicamentos y otros productos que se encuentran en anaquel.

“En la industria de la farmacéutica usamos un arco de xenón que emana radiación solar para poder observar cómo se degradan las envolturas de los medicamentos. Primero medimos el color inicial, introducimos el empaque en una instalación con el xenón donde se dan condiciones de sol artificial por ocho horas, la sacamos, le volemos a medir el color y vemos cuánto se degradaron las tintas y pigmentos para establecer la calidad de los empaques y cuánto se puede dañar durante su vida de anaquel”, finalizó. 

Comentarios