La calidad del agua en México DF es "aceptable"

0
125

Sobre la Entidad

UNAM
La Universidad Nacional Autónoma de México es una universidad pública mexicana, la más grande del país y de América Latina,
125

La mayor parte del agua que llega a las casas de la Ciudad de México es de aceptable calidad y apta para el consumo humano, afirmó Ramiro Rodríguez Castillo, investigador del Instituto de Geofísica. No obstante, hay áreas como las márgenes de la zona lacustre en las que el recurso presenta compuestos de azufre, aunque en realidad no se usa en zonas habitacionales, sino en la agricultura, dijo.

En delegaciones como Iztapalapa, Milpa Alta y Gustavo A. Madero se debe tomar en cuenta la geología de la región, porque las capas del acuífero contienen materia orgánica. "En estudios recientes encontramos que ahí los valores de los elementos son cercanos a los que marca la norma", resaltó.

Si algo ha cuidado el Gobierno del Distrito Federal es la calidad hídrica, pues hay cloración y se invierte enanálisis; pero una es la que llega a los grifos de las casas y otra la del interior, es decir, la de cisternas y tinacos, apuntó el especialista. Ésta se deteriora en el ámbito doméstico al pasar por esos depósitos, porque normalmente la gente los descuida y están expuestos a contaminación ambiental, además de que en estos receptáculos suelen caer insectos, animales y basura, advirtió.

Falsas creencias 

Hay mucha desinformación y la gente piensa que por ser la urbe más poblada, la basura generada va al subsuelo y contamina el recurso. Lo que no se sabe es que el líquido se mueve lentamente y, por ejemplo, el extraído de un pozo de la colonia Roma puede ser el filtrado de una lluvia de hace décadas. Esto quiere decir que la de ayer no llega hoy al acuífero y mañana es retirada para su consumo; no es algo inmediato, aclaró.

Lo anterior ha ocasionado un incremento en las ventas de agua embotellada (de hecho, como país estamos cerca de ser su primer consumidor per cápita en el mundo). Esto se ha dado no tanto por su escasez o mala calidad, sino porque ha sido una estrategia fomentada por las compañías. Además, se vive una situación de pánico porque nos dicen que se va a acabar, como si los consumidores fuéramos los responsables totales del recurso.

La situación ha generado una psicosis que ha llegado a extremos como el hecho de que antes de construir una casa se piensa en una cisterna de amplias dimensiones y se cree que deben colocarse grandes tinacos.

"De entrada, las personas asumen que la calidad es mala, que en unos años no habrá; y como quieren tener líquido de la mejor calidad, lo almacenan sin pensar en el consumo, sino en los servicios", aseveró.

La población tiene que estar consciente de que su calidad no depende únicamente de las zonas, sino también de la profundidad de los pozos, porque si éstos tienen más de cien metros el recurso puede ser bueno, porque el filtrado es un sistema de autodepuración, destacó Rodríguez Castillo.

Es deseable que la gente entienda que hay un problema en el abasto, pero los consumidores urbanos no somos los únicos responsables, pues 80 por ciento del recurso se ocupa en la agricultura, concluyó.

Comentarios