¿Cuál es la importancia del agua en la producción de alimentos?

1
151
  • ¿Cuál es importancia agua producción alimentos?

Sobre la Entidad

UNAM
La Universidad Nacional Autónoma de México es una universidad pública mexicana, la más grande del país y de América Latina,
151

Temas

El pasado miércoles 12 de octubre se realizó la mesa de diálogo “Agua para nuestros alimentos” del Ciclo de Conferencias “El saber del Agua”, en la Sala Dr. Ángel Bassols Batalla del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

Contando con la participación de los especialistas Dra. Rosario Pérez Espejo, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas, M.V.Z Carlos Labastida Villegas, Director del Programa Universitario de Alimentos de la UNAM, y el Mtro. Heriberto López Antonio, Representante del Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA), perteneciente Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México, se logró relacionar la importancia del uso y consumo del agua, tanto en la producción de alimentos vegetales y animales, como en la transformación de materias primas para la generación de derivados o de bebidas embotelladas.

La falta de abastecimiento de agua para uso y consumo, genera una restricción al bienestar humano

En primer lugar, la participación del Mtro. Heriberto López Antonio sugirió una breve introducción sobre las actividades que el Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA) realiza en México. Enfatizó que este programa responde fundamentalmente a la necesidad de producción y consumo de alimentos locales, nutritivos y salubres, en zonas de alta marginación. Comentó que el PESA trabaja particularmente con las comunidades que comúnmente tienen problemas de bajo nivel de productividad alimentaria a nivel familiar, que cuentan con una alta limitación en el aprovechamiento de los recursos naturales y que tienen una constante escasez de agua a nivel regional. Añadió que la falta de abastecimiento de agua para uso y consumo, genera una restricción al bienestar humano, lo cual genera una corta oportunidad de desarrollo y por ende, un alto margen de pobreza.

Remarcó que, algunos de las acciones más importantes que el PESA ha implementado en el binomio agua-alimentación son: instalación de cisternas de captación de agua pluvial para consumo doméstico y riego de cultivos de traspatio (más de 50,000 mil ejemplares), ollas de captación y almacenamiento de los escurrimientos obtenidos por lluvias de temporal (1500 obras regionales), asesoría y apoyo en las técnicas de manejo comunitario de los recursos hídricos para el riego de parcelas, entre otros.

Finalmente, añadió que el PESA es una estrategia que se suma a la disminución de la pobreza dentro del ámbito de la Seguridad Alimentaria; asimismo puntualizó que es necesaria la sinergia entre programas, de instituciones federales y de cooperación internacional, para que este objetivo se logre.

Por otro lado, el M.V.Z. Carlos Labastida recordó que el agua y los alimentos son esenciales para el bienestar humano y el desarrollo sostenible. Señaló que, debido al incremento de la demanda de alimentos, el recurso hídrico está siendo sobreexplotado, ya que se utiliza en la producción, transformación, distribución y consumo de los víveres. Aunado a esto, apuntó que los efectos del Cambio climático han contribuido en la pérdida de la diversidad de cultivos y en la reducción de tierras fértiles para el desarrollo de la agricultura.

Asimismo, invitó a reflexionar sobre la importancia de recuperar el consumo de agua potable en lugar de los refrescos, jugos y bebidas azucaradas de alta densidad calórica, señalando que enfermedades como el sobrepeso y la obesidad son resultado en un importante cambio de paradigma en la alimentación mexicana. Agregó que, aunque la obesidad tiene un origen multicausal, el consumo de refrescos, jugos y aguas azucaradas juegan un papel muy importante en el daño de la salud humana, desde edades tempranas.

Finalmente, sugirió que se requiere generar mayores Políticas de Estado que permeen en la producción y consumo adecuado, en cantidad y calidad, de los alimentos, y que sea coherente con el manejo adecuado y eficiente del agua.

Mtro. Heriberto López Antonio de la FAO en México.

Comentarios