La Confederación Hidrográfica del Miño - Sil participa en la comisión de seguimiento de la sequía en la provincia de Ourense

0
31
31

Los ríos y embalses de la provincia de Ourense presentan unos caudales más bajos de lo habitual a consecuencia de las condiciones meteorológicas del pasado verano y de este otoño que está a ser más cálido y seco de lo normal. Aunque esta situación no hace prever que los grandes sistemas de abastecimiento tengan problemas, tanto la Confederación Hidrográfica del Miño - Sil como la Xunta de Galicia han activado un seguimiento especial.

Esta comisión, a la que asistió un representante de la Confederación Hidrográfica del Miño - SIl, Jorge Guitérrez, estuvo presidida por el delegado territorial de la Xunta, Rogelio Martínez, e integrada por el jefe territorial de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia, Luis Ortiz Álvarez, el jefe territorial de Medioambiente, Territorio e Infraestructuras, César Losada Álvarez, el jefe territorial de Medio Rural, Ricardo Vecillas Rojo, el jefe territorial de Economía e Industria, Gabriel Diéguez Domínguez, la jefa Territorial de Sanidad, María Villar Suárez, el representante de la Subdelegación del Gobierno, Manuel Pérez, un representante de la Diputación Provincial, Rosendo Fernández Fernández, un representante de Augas de Galicia, Francisco Xavier Pardo del Río, y un representante de la Confederación Hidrográfica del Duero, Víctor del Barrio.

El objetivo del encuentro fue analizar la situación actual y las previsiones de abastecimiento de agua en la provincia de Ourense con el fin de desenvolver las actuaciones que sean necesarias para mejorar la distribución de los recursos disponibles.

Aunque la situación, en general, no es preocupantes, son importantes las labores de seguimiento y vigilancia de los caudales de los ríos y de los embalses que están realizando tatno la Confederación Hidrográfica del Miño - Sil como la Xunta de Galicia. Ambas instituciones hacen un llamamiento a moderar el uso del agua, y piden a la población, a la empresas y a las administraciones públicas que hagan un uso racional de este recurso hídrico.

Los mayores problemas se están registrando en parroquias de los ayuntamientos de Boborás, Castro Caldelas, Cortegada, Chandrexa de Queixa, Paderne de Allariz, Teixeira y Quintela de Leirado. Algunos de los núcleos rurales que sufren restricciones pertenecen a los ayuntamientos de Baltar, Beariz, Carballeda de Avia, Entrimo, Melón, Padrenda, Piñor de Cea, Punxín, Pobra de Trives, Ribadavia, Parada do Sil, San Cristovo de Cea e Sarreaus.

Casi la totalidad de los embalses de la provincia se encuentran por encima del 60% de su capacidad, a excepción del de Albarellos que está al 30%, el de Chandrexa al 33%, y los de As Conchas al 22% y el de Salas al 27%.

Comentarios