La Confederación del Miño Sil y Augas de Galicia firman los convenios de cesión, al Ayuntamiento de Ourense, de las obras de los colectores generales de los ríos Miño y Barbaña

0
19
19

Temas

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño Sil, Francisco Marín, el alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, y el director de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, firmaron el nueve de mayo los Convenios de colaboración que formalizan la encomienda de gestión, al Ayuntamiento, para la explotación, mantenimiento y conservación de las obras de mejora del saneamento en la ciudad encuadradas dentro del Plan de Saneamento de Ourense, que supusieron una inversión total de 44,5 millones de euros.

  • Convenio de colaboración entre la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y el Ayuntamiento de Ourense para la formalización de la encomienda de gestión de la explotación, mantenimiento y conservación de las obras de mejora del saneamiento de Ourense (margen derecha).
  • Acondicionamiento de colectores generales e interceptores de la margen izquierda del río Miño, incluyendo la nueva estación de bombeo de O Couto.
  • Convenio de colaboración entre la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Augas de Galicia y el Concello de Ourense para la formalización de la encomienda de xestión para la explotación, mantenimiento y conservación de las obras de mejora del saneamento de Ourense (margen izquierda).
  • Acondicionamiento de los colectores generales del río Barbaña y acondicionamiento de los colectores generales e interceptores de la margen izquierda del río Miño.

La Confederación Hidrográfica del Miño-Sil -CHMS-, Organismo autónomo dependente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente -MAGRAMA-, dió un nuevo impulso a las obras de saneamento de la ciudad de Ourense con la firma, el pasado nueve de mayo, de los correspondientes convenios de colaboración, por medio de los cuales, las obras de saneamiento de Ourense (realizadas por el MAGRAMA, en el caso de la margen derecha del Miño; y las de la margen izquierda realizadas por el MAGRAMA junto con la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas -CMATI-) pasarán a depender del Concello do Ourense.

Entre los aspectos más destacados de este acuerdo destaca la puesta en marcha de la nueva estación de bombeo de O Couto -que recogerá la mayoría de los caudales generados en la ciudad para su tratamiento en la depuradora de Reza- y que tiene capacidad para dar servicio a una población potencial de 160.000 personas.

Las obras de saneamiento realizadas por la Confederación Hidrográfica del Miño Sil y Augas de Galicia, supusieron el acondicionamiento de los colectores generales del río Barbaña y de colectores generales e interceptores que se encuentran en la margen izquierda del río Miño. En la margen derecha del Miño este Organismo de cuenca realizó obras de acondicionamiento de colectores generales e interceptores, así como la que es la “pieza clave” en este momento, la nueva estación de bombeo de O Couto.

El pozo de bombeo recogerá la mayoría de los caudales generados en la ciudad para su posterior conducción a la estación depuradora, ademáis de permitir la retención de las puntas de caudal durante los episodios de lluvia.

Esta infraestructura pasará a ser el corazón por lo que discurrirán la mayoría de las aguas generadas en la ciudad. Esta obra recibirá el agua del interceptor general del río Barbaña, del interceptor de la margen izquierda y de los tramos Ponte Nueva-Balneario y Vinteún-Ponte Nova, así como del interceptor general de la margen derecha del río Miño.

La estación de bombeo del Couto dará servicio a más del 95% de la población horizonte, estimada en 160.000 personas. Su capacidad máxima será de 3.680 litros por segundo aunque el caudal bombeado a la estación depuradora estará limitado a 1.500 litros segundo, que es la capacidad de tratamiento de la planta. El caudal restante se retendrá en los tanques de tormenta, incorporándose al interceptor general hacia la depuradora poco a poco.

La subestructura del pozo de bombeo del Couto consiste en un pozo circular de 25 metros de diámetro interior a lo que se adosa la cámara de entrada de los interceptores y se divide en tres árelas diferenciadas: zona de gruesos y obra de reparto, pozo de bombeo o zona húmeda y pozo de bombas o zona seca. La profundidad máxima de excavación en esta zona fue de 25 metros.

Comentarios