Tres comunidades de la zona seca de Nicaragua ya tienen acceso al agua gracias a la cooperación española

0
59

Sobre la Entidad

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española, orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible. 
  • 294 son las familias que cuentan desde hace tres meses con agua potable directamente en sus casas.

El pasado 10 de septiembre se inauguraron tres sistemas de miniacueducto por bombero eléctrico (MABE) de agua potable en las comunidades rurales de El Cerro (municipio de Cinco Pinos), La Rastra (municipio de San Francisco del Norte) y El Paujil (municipio de Villanueva) en el departamento de Chinandega. Estas comunidades se ubican en territorio rural ubicado en la zona seca de Nicaragua donde la escasez de agua ha sido durante décadas, el problema más sentido por la población, el cual se viene agravando como consecuencia del proceso acelerado de cambio climático.

La construcción de estos sistemas, que han beneficiado a un total de 294 familias que tienen acceso a agua potable directamente en sus casas desde hace tres meses, ha sido financiado por el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento del Gobierno de España(FCAS), concretamente a través del proyecto “Mejora del acceso a agua potable y saneamiento en 6 municipalidades del norte de Chinandega”, liderado por la Asociación de Municipios del Norte de Chinandega (AMUNORCHI), instancia que ha delegado la ejecución en la organización española Alianza por la Solidaridad.

Entre los logros alcanzados, dos centros de salud y cuatro centros escolares, ya cuentan con conexiones de agua; de esta manera cerca de cinco mil personas de la zona disfrutan de los resultados del proyecto de manera directa o indirecta.

Por otro lado, uno de los principales esfuerzos de esta actuación se enfoca en la articulación del capital social para la gestión comunitaria del agua, a través del acompañamiento a los Comités de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) para su creación y fortalecimiento en aspectos técnicos, administrativos y organizativos.

Dentro de las acciones realizadas, se hace un fuerte énfasis en la promoción de equidad de género en los espacios de toma de decisión en torno a la gestión del recurso agua, que cabe mencionar exige una importante dedicación de las mujeres, como proveedoras tradicionales en los hogares y quienes ocupan muchas horas al día para transportar desde grandes distancias a sus casas el vital líquido desde pozos, fuentes de agua o quebradas; la necesidad de ir temprano al río a bañarse o lavar la ropa implica un riesgo para su seguridad.

Los proyectos de construcción de los sistemas MABE han contado con una implicación fuertemente comprometida de las comunidades. Además te tener presencia activa en las reuniones de los CAPS, la población ha aportado su esfuerzo de manera directa para la carga de material y el zanjeo, la supervisión de obras y la reforestación de fuentes de agua entre otros aspectos. Algunas personas donaron terrenos para los pozos y los tanques de almacenamiento. Igualmente para la servidumbre de paso de las líneas de conducción.

El costo total de los tres proyectos ha sido de 306.349,44 US$, correspondiendo 248.601,44 US$ a aporte del Gobierno español a través de fondos FCAS, 22.748 US$ a aporte comunitario y 35.000 US$ a aporte en efectivo de las tres Alcaldías municipales.

En el acto de inauguración la población de las comunidades participó activamente y se contó con la presencia de las autoridades municipales, de la ONGD Alianza por la Solidaridad, la Agencia Española de Cooperación (AECID) y otras instituciones; en esta ocasión, se entregaron certificados de reconocimiento a miembros de los CAPS cuya participación en el impulso de los proyectos ha sido decisiva.

Se realizaron visitas a varias viviendas y escuelas, en las cuales, además de contarse con acceso directo a agua potable se han instalado letrinas como aporte del mismo proyecto, concebido desde un enfoque integral.

El mensaje principal de toda la jornada se centró en la necesidad de garantizar la conservación del recurso y la sostenibilidad de los sistemas, para lo cual se relevaron como factores incondicionales el uso responsable del agua, el apoyo a los CAPS por parte de las comunidades y las Alcaldías y el cumplimiento de todas las familias con el compromiso de pago de las cuotas.

Abrir el grifo y tener agua en las casas… esta simple acción fue catalogada por los beneficiarios como un sueño cumplido y es sin duda un gran avance en la realización del derecho humano al agua y el saneamiento en Nicaragua.

Comentarios