El Niño, en niveles moderados en la zona tropical del Océano Pacífico

0
122

Sobre la Entidad

Organización Meteorológica Mundial
OMM
Organización Meteorológica Mundial: organismo especializado de Naciones Unidas.
122
  • Los indicadores atmosféricos y oceánicos del Pacífico tropical corresponden actualmente a niveles moderados del episodio de El Niño. La mayoría de los modelos climáticos internacionales de El Niño/Oscilación del Sur (ENSO) sugieren que es probable que las temperaturas del Pacífico tropical sigan aumentando con niveles de El Niño de intensidad fuerte en los meses venideros.
  • No obstante, las predicciones de modelos climáticos que se realizan en esta época del año no son tan exactas como las efectuadas durante el segundo semestre del año y, por consiguiente, durante ese semestre se dispondrán de estimaciones más fiables de la intensidad del episodio.
  • Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales y otros organismos seguirán vigilando las condiciones en el Pacífico tropical que puedan dar lugar a un nuevo episodio de El Niño y evaluarán sus efectos más probables a nivel local.

Desde fines de mayo, las temperaturas de la superficie de las partes central y oriental del Pacífico tropical se han situado entre 1,0° y 1,5° C por encima de lo normal, lo que indica que la intensidad del actual episodio de El Niño es moderada. Aunque a fines de 2014, las temperaturas superficiales del mar en el Pacífico tropical alcanzaron niveles correspondientes al episodio de El Niño, no fue sino hasta principios de 2015 que muchas de sus características atmosféricas cobraron relevancia. Los indicadores atmosféricos de El Niño han llegado a ser más coherentes en el transcurso de los últimos meses, con el índice de Oscilación Austral a 90 días cercano a  ‑1,0, lo que indica un acoplamiento atmósfera–océano y una madurez del episodio. Por ejemplo, las clásicas características de nubosidad y precipitación de El Niño cerca de la línea del cambio de fecha se han hecho patentes, como también el debilitamiento de los vientos alisios de las partes occidental a oriental y central del Pacífico. La nubosidad y la precipitación son variables importantes porque desempeñan una función central en el desencadenamiento de los efectos climáticos de El Niño a escala mundial. Históricamente, es menos probable que un episodio de El Niño maduro desaparezca rápidamente, como probable que persista hasta principios del año siguiente.

Durante los tres últimos meses, las temperaturas bajo la superficie del Pacífico tropical han sido significativamente superiores a la media, en respuesta al debilitamiento de los vientos alisios. Este exceso de calor subsuperficial tiene el potencial de mantener o aumentar las actuales temperaturas superficiales del mar, superiores a la media. Recientemente, parte de ese calor se ha elevado a la superficie, aumentando con ello las temperaturas superficiales del mar, en particular a lo largo de la costa contigua de América del Sur, donde las temperaturas aumentaron en al menos 3,0 ° C por encima de la media en mayo.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial

En la actualidad, aproximadamente dos tercios de los modelos de predicción dinámica objeto de estudio predicen temperaturas superficiales del mar en las partes oriental y central del Pacífico tropical que exceden 1,5 ° C por encima de la media entre agosto y noviembre. No obstante, se conoce que mayo y principios de junio son épocas de incertidumbre relativamente alta en la predicción de la evolución de El Niño y, por lo tanto, a estas alturas no se puede determinar con exactitud la máxima intensidad del episodio. En la actualidad, los modelos estadísticos predicen una intensidad máxima de El Niño más conservadora, que se caracteriza por temperaturas superficiales del mar en las partes oriental y central del Pacífico tropical que se sitúan entre 1,0° y 1,5° C por encima de la media. Teniendo en cuenta ambos tipos de modelos y sus conocidas características funcionales, la probabilidad de que las actuales temperaturas oceánicas, superiores a la media, se mantengan o aumenten aún más en los próximos meses en las partes oriental y central del Pacífico tropical, es alta. En los próximos meses, se vigilarán de cerca las condiciones oceánicas y atmosféricas en el Pacífico tropical a fin de evaluar mejor la evolución de la intensidad del episodio.

Es importante tener en cuenta que El Niño y La Niña no son los únicos factores que condicionan las características climáticas a escala mundial. A escala regional, las proyecciones estacionales deberán tener en cuenta los efectos relativos tanto de El Niño y La Niña como de otros condicionantes climáticos pertinentes a escala local. Por ejemplo, el estado del dipolo (temperaturas de la superficie del mar) del océano Índico o del dipolo del Atlántico tropical puede tener consecuencias en el clima de las zonas terrestres adyacentes. Las condiciones oceánicas y atmosféricas actuales y futuras en el océano Índico occidental señalan la probabilidad de que el dipolo del océano Índico sea positivo durante los meses venideros. A escala regional y local, puede encontrarse información aplicable en las predicciones climáticas estacionales regionales o nacionales, tales como las elaboradas por los Centros Regionales sobre el Clima (CRC) de la - 3 - Organización Meteorológica Mundial (OMM), los Foros regionales sobre la evolución probable del clima (FREPC) y los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN).

En resumen:

  • desde fines de mayo de 2015, los indicadores oceánicos y atmosféricos en el Pacífico tropical corresponden a un episodio de El Niño de intensidad moderada;
  • la mayoría de los modelos estudiados y la opinión de los expertos sugieren una intensidad más marcada de El Niño durante el segundo semestre de 2015;
  • dado que las predicciones de El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) realizadas durante el segundo trimestre son menos exactas que las realizadas más adelante en el año, durante el segundo semestre se dispondrán de estimaciones más fiables de la intensidad máxima de este episodio;
  • es poco probable que el actual episodio desaparezca en un futuro próximo y, por lo tanto, sus consecuencias serán patentes por lo menos durante los próximos 3 a 6 meses;
  • por lo general, los episodios de El Niño se debilitan en el primer trimestre del año tras su aparición.

Así pues, la situación en el Pacífico tropical seguirá vigilándose de cerca. Durante los próximos meses, los expertos en predicción climática seguirán facilitando periódicamente interpretaciones más detalladas de la variabilidad del clima a escala regional, que comunicarán los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales. Los enlaces para acceder a los sitios web de esos Servicios figuran en la dirección siguiente: http://www.wmo.int/pages/members/members_es.html

La información y los enlaces para acceder a los Centros Regionales sobre el Clima de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) figuran en la dirección siguiente: http://www.wmo.int/pages/prog/wcp/wcasp/RCCs.html 

Comentarios