Conoce a los ganadores del Premio de ONU-Agua a las mejores prácticas "El agua, fuente de vida"

0
210
210

Categoría 1: Gestión de las cuencas subterráneas utilizando el sistema de la naturaleza en la ciudad de Kumamoto, Japón

Contexto

La ciudad de Kumamoto se encuentra en el centro de Kyushu, la principal isla meridional de Japón. La ciudad goza de una rica vegetación y de abundante agua subterránea proveniente del acuífero volcánico piroclástico creado por el Monte Aso.

Gracias a la abundancia de las aguas subterráneas, el agua potable para sus 730.000 habitantes proviene en su totalidad las aguas subterráneas. Kumamoto es la mayor ciudad de entre las ciudades del Japón de más de 500.000 habitantes que abastece toda su agua potable con aguas subterráneas completamente naturales. Esto le ha otorgado a Kumamoto el título de "El hogar de las aguas subterráneas más abundantes de Japón".

La ciudad ha venido realizando diversos esfuerzos para mantener sus abundantes, puras y cristalinas aguas subterráneas a fin de transmitir este tesoro a sus futuras generaciones.

El monte volcánico Aso experimentó violentas erupciones con flujos piroclásticos cuatro veces de 270.000 a 90.000 AP. Los flujos piroclásticos se depositaron y se acumularon, alcanzando un espesor de más de 100 metros, convirtiéndose así en un acuífero subterráneo ideal para esta región. Además, hace unos 400 años, Kato Kiyomasa, señor feudal de Higo (antiguo nombre de la actual ciudad de Kumamoto), promovió el desarrollo de los arrozales a lo largo de las tierras aluviales bajas del río Shira, terrenos que son permeables y que permiten recargar los acuíferos con agua subterránea local. Esta situación permitió a Kumamoto acceder a una cantidad mucho mayor de agua subterránea limpia. En otras palabras, el sistema de creación de las aguas subterráneas en Kumamoto puede ser considerado como un trabajo conjunto del "sistema natural" del Monte Aso y de la "actividad humana local" llevada a cabo por muchos individuos, como por ejemplo el señor Kato Kiyomasa.

El agua del grifo de la ciudad de Kumamoto proviene de las aguas subterráneas y se clora mínimamente, no precisando purificación adicional. Como resultado de ello, los ciudadanos pueden beber "agua mineral del grifo".

En cooperación con los municipios vecinos, el gobierno de la ciudad de Kumamoto ha logrado desarrollar un sistema de recarga artificial de las aguas subterráneas utilizando arrozales abandonados y protegiendo los bosques de la cuenca. Protegiendo los sistemas naturales y conservando unas aguas subterráneas de alta calidad, la ciudad de Kumamoto puede ofrecer a sus ciudadanos un "agua mineral del grifo" de alta calidad.

Desafíos

La ciudad de Kumamoto no dispone de una fuente alternativa de agua subterránea, por lo que podría enfrentarse a una crisis si esta agua subterránea se agota o se contamina. Kumamoto solía llamarse la "Ciudad de los bosques", pero con la rápida urbanización desde principios de 1970, la cantidad de agua subterránea que se filtra ha disminuido significativamente, a la vez que se ha incrementado la demanda de agua. La disminución de los niveles de recarga del agua subterránea de los campos de arroz, debida a la práctica de convertir los arrozales en campos secos, ha acelerado la caída de los niveles de agua subterránea. Un tercio de la recarga del agua subterránea anual de la región de Kumamoto, estimada en unos 640 millones de m3, proviene de la recarga de los arrozales. Con el declive en el consumo de arroz y la reducción de los precios, cada vez se utiliza menos tierra para la producción de arroz, lo que ha provocado una disminución sustancial de la recarga a través de estos terrenos. El uso de los arrozales para la producción de arroz se ha reducido en un 50%. También se ha hecho imprescindible tomar medidas contra la contaminación del agua subterránea causada por el exceso de nitrógeno de los fertilizantes y los desechos animales.

Acciones

La ciudad de Kumamoto ha llevado a cabo varias iniciativas para conservar el agua subterránea, incluidas la adopción de la Declaración de la Ciudad de la Preservación de las Aguas Subterráneas en el año 1976 y la instalación de pozos de observación de las aguas subterráneas en 1986. Como parte de estos esfuerzos, la ciudad ha llevado a cabo investigaciones sobre el sistema del flujo de agua subterránea de la zona. Según estas observaciones, el seguimiento y el estudio del sistema de flujo de las aguas subterráneas, el registro más reciente de los pozos de observación mostró tendencias decrecientes a largo plazo. Esto se debió principalmente a la disminución de la recarga de las aguas subterráneas, que fue causada por el cambio en el uso del suelo en la zona de recarga durante los últimos 30 años.

La investigación reveló que la recarga de las aguas subterráneas depende de las tierras de cultivo y los bosques en las cuencas alta y media de los ríos Shirakawa y Midorikawa, que fluyen a través de las ciudades de Ozu, Kikuyo y Mifune, municipios ubicados al este de la ciudad de Kumamoto.

Debido a ello, la ciudad tiene que cooperar con los municipios vecinos con el fin de conservar las aguas subterráneas. La ciudad formuló un acuerdo para mantener y aumentar la recarga de las aguas subterráneas a través de la cooperación transversal municipal. Las principales iniciativas de cooperación se iniciaron en 2004 e incluían un proyecto para inundar las áreas convertidas en arrozales de la mitad de la cuenca del río Shirakawa y proteger los bosques en la cuenca superior.

Proyecto para inundar las áreas convertidas en arrozales

Con el fin de mantener la recarga de los campos de arroz, la cuidad de Kumamoto inició en 2004 un proyecto de inundación con la cooperación del Consejo para el Uso Sostenible del Agua en la Agricultura, que lo conforman la ciudad de Kumamoto, las ciudades de Ozu y Kikuyo, cuatro distritos locales de adecuación de tierras agrícolas, la Cooperativa de Agricultura Japonesa de Kikuchi y la Cooperativa de Agricultura Japonesa de la Agencia del Este de la ciudad Kumamoto.

El proyecto provee subsidios para alentar a los agricultores a inundar sus campos de arroz con el agua del río Shirakawa todos los días durante uno a tres meses entre mayo y octubre. Los agricultores pueden inundar sus campos después de la cosecha y antes de la siembra y el cultivo.

El importe de las subvenciones depende de la duración del período de inundaciones. La inundación es eficaz, no solo para recargar los niveles de las aguas subterráneas, sino también para limitar los efectos negativos de las malas hierbas, los insectos, las enfermedades y problemas recurrentes en los cultivos. Además, las inundaciones ayudan a reducir el uso de productos químicos agrícolas, impide la contaminación de las aguas subterráneas y reduce los costes financieros.

Arrozales convertidos

Para detener la caída de los precios del arroz causada por la disminución del consumo y su excedente, el gobierno de Japón ha limitado las áreas y la cantidad de producción de arroz. Los agricultores se ven obligados a producir cultivos distintos del arroz en los arrozales. Estos campos se conocen como "arrozales convertidos". Los arrozales convertidos no se inundan cuando son usados para otros cultivos que no son el arroz y, por lo tanto, no contribuyen a la recarga de las aguas subterráneas.

Establecimiento de una marca para los productos agrícolas

La producción de arroz requiere un período particularmente largo de inundación de cuatro a cinco meses. En esta zona, la producción de un kilogramo de arroz tiene como resultado una recarga de agua subterránea de unos 20 a 30 m3. Por ello, resulta importante fomentar la producción continuada de arroz y la estabilización de la gestión agrícola local. El arroz y las verduras producidas en esta zona se comercializan ahora bajo la marca especial "Regalo del Agua".

Mantenimiento y protección de los bosques de las cuencas

Los mayores bosques de las cuencas, que son vitales para la ciudad de Kumamoto, se encuentran en las cuencas altas del río Shirakawa y del río Midorikawa, fuera de la ciudad. Al igual que los campos de arroz, el mantenimiento de los bosques de las cuencas requiere de la cooperación con los municipios vecinos. Después de los graves daños causados por la inundación del río Shirakawa, en 1953, los municipios de la cuenca alta y los de la cuenca baja reconocen que el mantenimiento de los bosques es crucial para la prevención de desastres y de inundaciones, por lo que trabajan proactivamente y de forma conjunta para un beneficio mutuo.

En el pasado, las principales especies de árboles plantadas para la industria forestal eran las coníferas. Sin embargo, desde 2004 y con el fin de mejorar la capacidad de recarga de los bosques, se ha llevado a cabo una mayor plantación de árboles de hoja ancha. Al mismo tiempo, la industria forestal está disminuyendo. Desde la perspectiva de la biodiversidad, se espera que el aumento de los bosques frondosos proporcione un mejor hábitat para una mayor variedad de especies.

La sensibilización de los ciudadanos

La conservación de las aguas subterráneas no solo se puede lograr mediante el aumento de la capacidad de recarga. La ciudad de Kumamoto sensibiliza a sus ciudadanos para que reduzcan el uso del agua en la ciudad. Con esfuerzos corporativos, las regulaciones impuestas al bombeo de las aguas subterráneas a los usuarios más importantes y el declive de la agricultura, el bombeo de las aguas subterráneas ha disminuido de manera constante cada año desde 1980. Sin embargo, debido a los cambios del estilo de vida, el uso de las aguas subterráneas en la vida cotidiana está mostrando una tendencia creciente.

La ciudad de Kumamoto ha llevado a cabo diversas iniciativas para subrayar la importancia del ahorro del agua. A principios de 2008, la ciudad designó tres meses, de julio a septiembre, como los "Meses de ahorro de agua", dando a conocer el consumo diario de agua por persona y promoviendo el uso de dispositivos de ahorro del agua.

El 1 de abril de 2012, los residentes locales, el sector privado y el gobierno de la ciudad fueron más allá de sus respectivas posiciones y se unieron para formar una nueva organización dedicada a la gestión sostenible del agua subterránea. Con el Consejo del Agua Subterránea de Kumamoto como organización matriz, se constituyó y estableció la Fundación del Agua Subterránea de Kumamoto.

La Fundación del Agua Subterránea de Kumamoto tiene por objeto armonizar las prácticas de uso del agua de toda la comunidad, mejorando el mantenimiento, la calidad y la difusión de las fuentes de agua subterráneas y reconociendo las aguas subterráneas como un importante recurso natural de la zona.

La necesidad de cooperar

Para hacer frente a los problemas que no pueden resolverse dentro de un único distrito administrativo o de un municipio, la cooperación con las municipalidades adyacentes resulta indispensable. La recarga de las aguas subterráneas en los arrozales y los bosques en los municipios vecinos es crucial para la conservación de las aguas subterráneas. El mantenimiento de estos campos y de los bosques requiere de los esfuerzos y la comprensión por parte de los municipios relacionados y de la ciudad como consumidora de agua. Entre las oportunidades para la ciudad se incluyen los subsidios y las compras de tierras agrícolas y de los productos de las áreas protegidas.

Los avances en la ciencia y la ingeniería han hecho posible purificar el agua mediante el uso de una tecnología sofisticada, aunque con energía y un coste considerable. Una protección y el mantenimiento adecuado de los sistemas naturales existentes dará lugar a la prestación de servicios públicos sin costo adicional en el futuro, pero ésta ha de basarse en la debida investigación y la comprensión de los sistemas naturales.

Según estimaciones, la construcción de presas y acueductos (excluyendo el coste de mantenimiento) para 100.000 toneladas de agua de río al día costaría cerca de 65 millones de yenes (aprox. 7.700 millones USD). Si la ciudad de Kumamoto hubiera extraído el agua de los ríos que atraviesan la ciudad, tendría que gastar una cantidad mucho mayor para eliminar el azufre del Monte Aso. La ciudad está aprovechando el sistema de recarga de las aguas subterráneas para obtener un agua subterránea de buena calidad.

* La región de Kumamoto incluye las ciudades de Kumamoto, Kikuchi, Uto, Koshi, Ozu, Kikuyo, el pueblo de Nishihara, Mifune, Kashima, Mashiki y Kosa.

Categoría 2. Agua y saneamiento para todos en la República de Moldavia

Contexto

La República de Moldavia sigue siendo uno de los países más pobres de Europa, con un PIB de US$ 7.000.318.677 según datos del Banco Mundial. Con una población total de 3.559.000 habitantes, el 70% de la población pobre vive en zonas rurales y el 60% vive en zonas de menos de 10.000 habitantes. En 2005, solo el 4% de la población rural tenía una conexión de alcantarillado. Sin embargo, ni siquiera el tener acceso a una conexión en casa significaba tener acceso a agua segura. De hecho, el Plan Nacional de Acción Ambiental de Moldavia (PNAA) calculó el impacto social y económico de la contaminación del agua y llegó a la conclusión de que la contaminación del agua potable (rural y urbana) suponía entre 950 y 1.850 muertes prematuras al año, así como entre 2 y 4 millones "días de enfermedad" al año. El coste para la economía del país fue evaluado en torno al 5% - 10% del PIB. Según el Ministerio de Salud de Moldavia, la mala calidad del agua es responsable del 25% de las enfermedades diarreicas agudas, de hepatitis A y del 15% de las enfermedades no infecciosas registradas en el país. Las enfermedades más generalizadas causadas por el consumo de agua de mala calidad son la intoxicación crónica por nitrato, la fluorosis dental y las enfermedades gastrointestinales. En 2006, sólo el 15% de la población rural en la República de Moldavia tenía una conexión de agua potable en el domicilio, en comparación con casi el 80% de la población urbana, y solo el 55% de la población tenía acceso a servicios básicos de saneamiento (letrinas de pozo con tapa).

Según estudios recientes, el 73% de la población rural no tiene acceso a agua potable segura. Los ciudadanos de zonas rurales de la República de Moldavia cuentan con pequeños sistemas de abastecimiento de agua o de pozos poco profundos que a menudo están contaminados con microorganismos y nitratos. Las letrinas son el primer de saneamiento utilizado, lo que supone una importante fuente de contaminación ambiental. Además, los desechos animales a menudo no son adecuadamente almacenados ni tratados, lo que genera la contaminación de cuerpos de agua como ríos y lagos. Esto ha llevado a la degradación de la flora y la fauna acuática en las cuencas fluviales de los ríos Cubolta, Cainari y Raut. Según las encuestas realizadas por ORMAX ACT desde 2008-2010, casi todos los macro invertebrados han desaparecido por completo de los ríos Cubolta, Cainari y Raut. Los principales factores de contaminación, como son los desechos biológicos humanos y de las aves de corral y las fugas de aguas residuales, son las principales causas de esta drástica disminución de la fauna. En la mayoría de los pueblos a lo largo de los ríos antes mencionados, hay muy pocas estrategias locales para mejorar la seguridad del agua.

La iniciativa

La iniciativa de Agua y Saneamiento Seguro para todos en Moldavia fue un proyecto iniciado por la ONG Ormax para mejorar la situación en las zonas rurales de la República de Moldavia mediante la movilización de los ciudadanos y las autoridades para comprender y respetar el derecho al acceso a agua segura y a saneamiento a través de la gestión sostenible de los recursos locales. Esta iniciativa incluye el mantenimiento de fuentes de agua limpia para mejorar la salud de las personas, lo que ayuda a mantener la integridad ambiental de los ecosistemas acuáticos y, por lo tanto, contribuye a la protección de la diversidad biológica.

Objetivos

El proyecto tenía tres objetivos principales, definidos por los socios del proyecto, a raíz de la evidencia empírica de un estudio de viabilidad que fue utilizado para priorizar las necesidades locales:

  • Objetivo 1: Sensibilizar a los ciudadanos rurales de la República de Moldavia a través de la movilización de la comunidad, sobre su derecho fundamental a agua limpia y a saneamiento sostenible.
  • Objetivo 2: Desarrollar las capacidades de las comunidades de Moldavia en el desarrollo de estrategias para la gestión de agua segura y saneamiento sostenible.
  • Objetivo 3: Abogar ante los tomadores de decisiones a nivel local, nacional e internacional para facilitar que los ciudadanos rurales reciban un acceso efectivo a agua segura y asequible y a saneamiento sostenible con el objetivo de animar a los tomadores de decisiones a aplicar efectivamente el derecho al agua y al saneamiento en las zonas rurales de Moldavia.

El público objetivo

El público objetivo eran unos 25.000 habitantes de 10 aldeas seleccionadas en las zonas rurales del norte de la República de Moldavia. Las aldeas que fueron escogidas poseían un acceso muy pobre al abastecimiento de agua potable y al saneamiento, que estaba basado en pozos comunitarios y privados, así como en agua de lluvia almacenada en tanques de cemento o plástico.

En las comunidades rurales de Moldavia, la contaminación por nitrato es severa y común en los pozos, siendo la contaminación por excrementos de animales y humanos las principales fuentes de contaminación. Los vertederos ilegales de residuos, de los cuales el 45-50% son "residuos" de animales, a menudo conducen a la contaminación del agua superficial y a unas áreas antiestéticas. Las actividades comunes en los ámbitos económicos son la agricultura comercial y la de subsistencia. La razón para centrarse en estas aldeas que se establecen a lo largo de las cuencas hidrográficas es que estas poblaciones viven cerca de las zonas más contaminadas del país y son los más necesitadas de asistencia en educación ambiental, de capacitación para tomar mejores decisiones políticas y de la resolución de problemas ecológicos según las prioridades establecidas por las autoridades locales.

La estrategia

La principal estrategia para la consecución de los objetivos era promover la práctica participativa de incluir a la población local en todas las fases del proyecto, combinando actividades educativas (talleres, cursos de formación) con actividades prácticas (pruebas y cartografía de pozos, identificación de las fuentes de contaminación, actividades de limpieza) y soluciones demostrativas y asequibles para la protección eficaz del agua en el área rural como por ejemplo con saneamiento ecológico. La implicación local en el proyecto era muy grande: en cada comunidad se estableció un comité de la aldea que incluía al alcalde, al director de la escuela, a uno o dos maestros y a uno o dos padres representantes de los niños que participan en el Plan de Seguridad del Agua (PSA). El comité de la aldea era responsable de las actividades del proyecto, la ejecución y la comunicación con los habitantes de las aldeas y la ONG local asociada. Las instituciones públicas, el Consejo Regional, y la inspección de enseñanza apoyaban las actividades de los proyectos y sus representantes regionales estuvieron presentes en las comunidades durante las actividades más importantes.

La idea era desarrollar el potencial de los ciudadanos locales, especialmente los niños, en las zonas rurales para actuar a nivel local e influir en la formulación de políticas y la gobernabilidad de abajo hacia arriba. Las actividades participativas señaladas han servido a 30.000 personas (5.000 más de lo que el proyecto había previsto originalmente), educándolas sobre los devastadores peligros de la insalubridad del agua y de unas inadecuadas prácticas de saneamiento así como sobre las medidas sostenibles que se podrían tomar para la prevención y mejora.

Los resultados

Los resultados de las medidas de la calidad del agua fueron registrados en mapas que están disponibles en los salones municipales para que la gente pueda evitar las fuentes de agua más contaminadas. El impacto de las actividades fue visible en el comportamiento de la comunidad: ya no se vierten residuos sólidos cerca de pozos públicos o privados. La limpieza en primavera de los pozos es nuevamente una tradición en las comunidades donde la sensibilización se llevó a cabo durante el proyecto. Ahora es muy importante que los residentes permanezcan motivados. Por un lado, pueden seguir con los esfuerzos individuales para la protección del agua y su propia salud, y por otro tienen que seguir abogando ante las autoridades para garantizar una buena gobernabilidad.

Los resultados empíricos del programa pueden ser utilizados como herramientas por los habitantes rurales de la República de Moldavia para influir en sus autoridades a la hora de conseguir una mejor infraestructura del agua. Es decir, el número de folletos distribuidos, los pozos analizados, las reuniones y los talleres realizados han superado las cifras previstas originales y ahora sirven como partes de la caja de herramientas de la que disponen los habitantes de Moldavia.

La concienciación pública ha aumentado gracias a las actividades del proyecto: ahora, en todas las comunidades, las personas son conscientes de los impactos negativos de la deficiente calidad del agua en la salud humana y de su vinculación con los desechos humanos y animales.

El proyecto ha sido una experiencia enriquecedora, no solo para las escuelas, sino también para los pueblos que han participado en el proyecto. Los participantes manifestaron que el proyecto era útil, aunque algunos expresaron la sensación de estar abrumados por la magnitud de los problemas. Un participante del proyecto manifestó: "Aprendimos mucho acerca de nuestra agua potable, sobre cómo está ahora y cómo debería de estar. Ahora vamos a tratar de cambiar las cosas".

Cooperación a todos los niveles de la sociedad

La participación pública fue un factor determinante del éxito del proyecto. Sin embargo, solo la combinación de actividades de sensibilización con actividades prácticas y demostrativas que tienen un impacto evidente en la vida de las personas pudieron mantener la cooperación del público y el continuo interés. El hablar de calidad del agua sin aportar pruebas nunca habría llamado la atención de la gente. Esto también se aplica a las fuentes de contaminación del agua sin identificar. En conclusión, la participación del público solo puede lograrse si los métodos, temas y actividades se adaptan a las necesidades públicas y sus capacidades. La lección aprendida fue que con el fin de introducir eficazmente un enfoque efectivo basado en la comunidad, la movilización inicial de la comunidad y una formación adaptada a las tecnologías pertinentes son necesarias.

Otro factor de éxito fue el apoyo de las autoridades y su participación. En la iniciativa participaron las autoridades locales, regionales y nacionales en todas las actividades y este apoyo motivó la participación pública. Además del desarrollo de capacidades entre las autoridades locales, el proyecto organizó una conferencia nacional que reunió a los organismos responsables del agua, el saneamiento y la salud. Los resultados compartidos y el intercambio facilitado llevaron a la definición de una serie de actividades para lograr la aplicación efectiva del derecho al agua y al saneamiento en la República de Moldavia. Esta estrategia fue enviada a los ministerios de medio ambiente y de la salud y algunas de las propuestas fueron integradas en la estrategia nacional para la protección del agua: los PSA fueron reconocidos por las autoridades nacionales como un instrumento eficaz para la protección del agua a nivel comunitario y son recomendados por las autoridades nacionales a ser implementados en las comunidades rurales a fin de proteger los recursos hídricos mediante la identificación de los riesgos y la reducción de la contaminación. En este proyecto en particular, la importancia de la participación de las autoridades en las actividades fue crucial para el logro de los objetivos y asegurar la sostenibilidad del proyecto. El desarrollo de las actividades con las autoridades nacionales a todos los niveles es una forma de garantizar la coherencia de las actividades con las necesidades de la comunidad local y también es una manera de asegurar la sostenibilidad de las actividades después de la realización del proyecto.

* Moldavia se refiere aquí a la República de Moldavia

Comentarios