Liana Ardiles inaugura la Conferencia de ONU-Agua: "España tiene mucho que decir en el binomio agua-energía"

0
210
210
  • Inaguración de la Conferencia ONU-Agua: Fotografía @CH_Ebro
  • La directora general ha aludido a la posible reversión al Estado de algunas concesiones de saltos hidroeléctricos, señalando que en su día se dieron con una caducidad de entre 75 y 99 años.

La directora general del Agua del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Liana Ardiles, ha apostado por aprobar durante este año los planes de demarcación hidráulica pendientes y "abrir la puerta" a la participación pública, lo que desembocará en el diálogo sobre el nuevo Plan Hidrológico Nacional (PHN).

En declaraciones a los medios de comunicación ha dicho que "hemos avanzado mucho en este ciclo de planificación", aprobando 13 planes de cuenca, incluyendo el informe favorable del Consejo Nacional del Agua al plan del Tajo y el Segura, "un paso más hacia el cierre de este ciclo tan importante para ponernos en línea con la Unión Europea, para cumplir los compromisos de nuestro Ministerio".

También ha destacado que se ha abierto una "ventana" al binomio agua-energía, "donde España tiene mucho que decir", ya que hay 55.000 hectómetros cúbicos de agua almacenada, el 40 por ciento de ellos de "volumen hidroeléctrico".

A preguntas de los medios de comunicación, Liana Ardiles ha dejado claro que el "reto" de 2014, como ya han indicado el ministro, Miguel Arias Cañete, y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, "es finalizar este ciclo de planificación", periodo que concluirá con la aprobación de todos los planes de cuenca.

"A partir de ahí empezaremos a dialogar en ese pacto nacional del agua, que será la base para la elaboración del Plan Hidrológico Nacional. Ese es nuestro punto de foco en 2014, tal y como nos comprometimos", ha recalcado Ardiles.

Participación

Ha comentado que el 30 de diciembre pasado el Ministerio ha abierto la revisión de los planes que actualmente están en fase de aprobación para "ser capaces", en diciembre de 2014 de tener la revisión de estos planes en la fase de información pública.

Finalizar el ciclo de planificación "significa abrir la puerta a consensuar con mayor rigor aquellos aspectos que todavía no han sido capaces de cerrar, y abrir la puerta a la participación pública".

Se prevé un periodo de 18 meses, que es "mucho tiempo para llegar a consensos, poner los temas de estrés sobre la mesa y llegar a una solución que beneficie a los ciudadanos, que el agua se reparta con seguridad, con equidad y sostenibilidad".

Una vez estén desarrollados los planes "comenzaremos con todos los estudios técnicos de cada uno de los planes", ha insistido la directora general.

La directora general ha resaltado el "alto rigor técnico" de los planes, añadiendo que España "es un país con una amplia tradición en planificación hidrológica" y ahora es el momento de "ponernos en línea con nuestros socios europeos" y resolver las cuestiones que se han ido planteando "a lo largo de la historia", como el abastecimiento de agua a la población. Otro reto, ha continuado Ardiles, es la seguridad alimentaria, lo que se enmarca en la apuesta del Ministerio por la modernización de regadíos.

Ardiles ha hecho estas declaraciones en el marco de la inauguración de la Conferencia Anual de Naciones Unidas en materia de Agua (ONU-Agua) 'Preparando el Día Mundial del Agua', que se celebra en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en Zaragoza.

Ha defendido el acceso "equitativo, universal, sostenible" al agua y ha considerado que es un "logro" que la ONU haya organizado esta conferencia en España, un país "sometido a situaciones de estrés --hídrico-- crónico y abundancia", pasando de situaciones de escasez a avenidas.

A la inauguración de la Conferencia han asistido la directora de la Oficina de la ONU en Apoyo al Decenio Internacional para la Acción: El agua, fuente de vida, Josefina Maestu, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Xavier de Pedro.

Reserva energética

En otro orden de cosas, a preguntas de los medios, la directora general ha aludido a la posible reversión al Estado de algunas concesiones de saltos hidroeléctricos, señalando que en su día se dieron con una caducidad de entre 75 y 99 años.

"Ahora llega un momento en el cual muchas concesiones llegan a su caducidad, su vencimiento, y comienza un proceso de reversión a la Administración y puesta en explotación" que o bien puede ser explotado directamente por la Administración o se puede aprobar una nueva concesión.

Comentarios