Itaipu impulsa la creación de un corredor biológico en su área de influencia

0
60

Sobre la Entidad

La represa hidroeléctrica de Itaipú, es una empresa binacional entre Paraguay y Brasil, en su frontera sobre el río Paraná.
  • Reunión de los consultores.

Consultores del Proyecto Paraguay Biodiversidad se reunieron para delinear las bases estratégicas a implementar en los corredores biológicos, priorizando los que se encuentran en el área de influencia de Itaipu Binacional: la Reserva de Limoy e Itabó.

El director de Coordinación, Pedro Domaniczky, explicó que durante el encuentro se realizaron algunos ajustes respecto a todo lo que engloba el proyecto Paraguay Biodiversidad, priorizando el área de influencia de la Itaipu, específicamente la interconexión por corredor biológico entre Limoy y la reserva Itabó, que son los dos grandes núcleos boscosos.

“El proyecto estaba básicamente orientado hacia los corredores externos y lo que hicimos en este encuentro de trabajo, es reorientar acciones hacia nuestro m², los corredores internos, primero focalizar eso y después hacer la línea de recomposición, hasta incluso, la zona del Mbaracayú”, señaló.

El corredor Paraguay Biodiversidad consiste en la conectividad de toda la Región Oriental.

Domaniczky mencionó además, que los trabajos se realizarán en forma paralela con las labores que ya se vienen realizando en el marco del Proyecto Paraguay Biodiversidad. “Queremos potencializar lo que se consideró de forma muy limitada o poco relevante, y focalizar con un tema que atienda el corredor propio, el corredor biológico, la franja del protección del perilago. Estamos hablando de 1524 kilómetros, como también los núcleos de reservas, bolsones, remanentes, que queremos ir recuperando”, acotó.

Cabe recalcar que la Itaipu Binacional conserva gran parte de las reservas y refugios a nivel binacional, y se estima que el 90% se encuentra en el lado paraguayo de la entidad. “Tenemos que entender que para nosotros es muy importante este proyecto de Paraguay bio, porque hace parte a un gran corredor trinacional que puede constituirse como el gran proyecto ambiental del Paraguay.

Estamos hablando de un corredor biológico con más de 2000 kilómetros (en corredor biológico físico), a lo que se deben sumar además, los dos núcleos importantes tanto en la zona norte (Mbaracayú, Morumbi) como en la zona sur (Ñacunday, San Rafael), entre otras áreas. A la interconexión se acopla, posteriormente lo que sería la presa del Iguazú y posteriormente aguas arribas, Isla Grande Mato Grosso do Sul, por lo que esto apunta a constituirse en uno de los mayores corredores biológicos del mundo”, afirmó.

Estas iniciativas de acciones son muy importantes, porque vuelven a plantear la visión hacia la Itaipu, como una referencia en el ámbito mundial, no sólo desde el punto de vista de restauración, sino desde el punto de vista de la responsabilidad. “Un emprendimiento hidroeléctrico que antes se veía como el enemigo del ambiente, hoy se lo ve, en esta región como el mejor aliado del ambiente. Queremos que el modelo de la Itaipu vaya visibilizándose en distintos ámbitos, es decir, generar esa línea de buenas prácticas, esa conciencia diferenciada de lo que hace a emprendimientos para las futuras acciones que se vayan implementando en la región y también en nuestro país”, apuntó.

Reforestación, concientización y educación ambiental

Por su parte, Gustavo Ovelar, superintendente de Gestión Ambiental de Itaipu, señaló que en el corredor de la entidad, la reserva de Limoy e Itabó, tienen una dimensión de 1524 kilómetros, desde Hernandarias hasta Salto del Guairá, el cual formará parte del corredor de Paraguay Biodiversidad.

“Estamos viendo los trabajos que vamos a realizar con los consultores, con el municipio y con todo el plantel de funcionarios de la Superintendencia de Gestión Ambiental. Se trata de trabajos de reforestación, concientización, educación ambiental y trabajos de cuencas hidrográficas. Estaremos trabajando sobre los manuales de procedimientos de la reserva”, manifestó.

Ovelar explicó además, que los trabajos son realizados de forma articulada con los municipios y las comunidades colindantes. “La reserva de Itabó y Limoy son reservas núcleos de la entidad, son las que más superficies en hectáreas y más reservas de bosque atlánticos tienen”, añadió.

El corredor Paraguay Biodiversidad consiste en la conectividad de toda la Región Oriental, que engloba los corredores de la Itaipu, Morumbi, Caazapá, Guairá, Caaguazú, Itapúa, etc; la conexión de todos estos parques en forma de corredores biológicos servirá para que los animales puedan trasladarse libremente, asegurando la genética del animal silvestre, entre otros aspectos, según lo manifestado por el Superintendente de Gestión Ambiental.

Comentarios