Indígenas peruanos toman el control de 14 pozos de petróleo que contaminan sus aguas

0
134
  • Río Corrientes (Wikipedia/CC).
    Río Corrientes (Wikipedia/CC).
134

Cientos de indígenas han tomado el control de, al menos, catorce pozos del mayor lote petrolero de Perú operado por la argentina Pluspetrol y han paralizado su producción, en demanda de un mejor pago de compensaciones por el uso de sus tierras, según han informado este martes la empresa y grupos indígenas.

El presidente de la Federación de Comunidades Nativas del Corrientes (Feconaco), Carlos Sandi, ha detallado que casi 400 indígenas de la comunidad Achuar de Pampa Hermosa irrumpieron el lunes en la base de Jibarito del lote 1AB y paralizaron 16 pozos.

"La producción está parada totalmente en 16 pozos, en la base Jibarito unas 380 personas aproximadamente han tomado esos pozos y la han paralizado", ha señalado Sandi en declaraciones a la agencia Reuters.

Las comunidades indígenas peruanas afirman que su agua potable ha sido contaminada 

Por su parte, Pluspetrol ha dicho a través de un comunicado que los indígenas paralizaron las operaciones de catorce pozos de Jibarito, ubicada en la región amazónica de Loreto, y que la medida de fuerza ha  ocasionado una pérdida de producción de 3.100 barriles por día de crudo.

Los manifestantes también bloquearon una carretera cercana al lote 1AB y otro grupo de indígenas bloqueó un río impidiendo el paso de unas ocho embarcaciones que llevarían alimentos y materiales a Pluspetrol, tal y como ha añadido la empresa y los medios locales.

"Las comunidades quieren una compensación por el uso de tierras de una manera consensuada por el pueblo y la incorporación de una empresa comunal para que ingrese a trabajar en ese lote", ha explicado Sandi, quien agrega que "las comunidades tomaron sus medidas de protesta y están esperando que se instale el diálogo para resolverlo lo antes posible".

El lote 1AB, también llamado lote 192, es operado por Pluspetrol desde el 2001 y su contrato terminará en agosto de este año. El bombeo habitual de este lote es de entre 15.000 y 17.000 barriles por día, la cuarta parte de lo que se extrae diariamente en el país.

Pluspetrol afirmó que "ratifica su predisposición a mantener el diálogo en un ambiente de paz social, por lo que hace un llamado a las autoridades comunales a deponer esta medida de fuerza que atenta contra el libre tránsito fluvial y la actividad petrolera".

El lote 1AB ha sido blanco de varias protestas indígenas en los últimos años. En abril del año pasado las comunidades Achuar tomaron durante casi una semana parte de las instalaciones de este lote, cuya producción cayó en 70 por ciento.

El Gobierno ha declarado en emergencia ambiental varias zonas del lote 1AB en los últimos años por los altos niveles de contaminación por hidrocarburos y derrames.

Las comunidades indígenas peruanas afirman que su agua potable ha sido contaminada y un canal de televisión local mostró el año pasado imágenes de residuos negros y pegajosos de petróleo en la tierra y en los ríos de la zona de Pastaza.

Pluspetrol opera también en Perú el campo de Camisea, ubicado en la región sureña del Cusco, que produce la mayor parte del gas natural del país.

Comentarios