El Gobierno de La Rioja defiende la necesidad de regular en cabecera todos los ríos riojanos

0
60
60

(LaRioja) Los consejeros riojanos de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, y Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, han trasladado hoy al presidente de la Confederación Hidrológica del Ebro, Xavier de Pedro, la necesidad de regular en cabecera todos los ríos riojanos e impulsar las obras planificadas para garantizar la disponibilidad de recursos y de la calidad del agua en La Rioja.

Durante la reunión que han mantenido para abordar el contenido de la propuesta del nuevo Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro, los consejeros han defendido la unidad de cuenca “por encima de intereses particulares” y han expresado a De Pedro su confianza en que el futuro documento retome las inversiones previstas en el plan actual pendientes de ejecución, ya que “son imprescindibles para satisfacer las demandas de agua, asegurar el desarrollo regional y sectorial, y el buen estado de las masas de agua en la comunidad autónoma”.

A pesar de que el documento recoge las demandas de La Rioja en materia de regadíos, con una reserva de caudal a las diferentes cuencas de 128 hm3/año, los consejeros han planteado al presidente de la CHE que “se vincule con las obras de regulación pendientes para que pueda ser efectivo” y, además, han solicitado una reserva de 20 hm3/año procedente de las regulaciones de la cabecera del Ebro para las necesidades de regadío y otros usos.

También han pedido a la Confederación que “preste mayor atención” a la modernización de los canales de riego del Najerilla, especialmente a la construcción de la balsa de almacenamiento en el Sector 3ª, tramo III, de la Margen Izquierda, con el fin de garantizar el riego; y que finalice los sectores pendientes.Por otro lado, se ha requerido que los caudales liberados debido a la modernización de regadíos sirvan para poder consolidar otros regadíos infradotados y realizar ampliaciones o nuevos regadíos en el mismos sistema de explotación mediante un criterio de proximidad.

Nagore y Burgos han solicitado asimismo a la CHE que se tenga en cuenta el Plan Director de Saneamiento y Depuración de La Rioja actualizado “dando prioridad a algunas actuaciones como el tanque de tormentas de la EDAR de Logroño”. Otras necesidades se dirigen al establecimiento de caudales ambientales mínimos y de estaciones de aforo para su control en los ríos riojanos, en especial en el Iregua, mediante la construcción de una estación de aforos en Varea; y a la limitación de grandes desembalses en el Iregua que son perjudiciales para la sostenibilidad de los ríos y satisfacer las demandas de agua de boca.

Comentarios