Ecologistas en Acción presenta 20 alegaciones al Plan Hidrológico de la Demarcación del Tajo

1
60

Sobre la Entidad

Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos ecologistas de todo el Estado español. Forma parte del llamado ecologismo social.
  • Río Tajo.

Ecologistas en Acción ha presentado 20 alegaciones al Plan Hidrológico de la Demarcación del Tajo (PHDHT) presentado por la Dirección General del Agua y la Confederación Hidrográfica del Tajo. La organización pide la revisión en profundidad del documento o su retirada al considerar que su contenido incumple la normativa de aguas y que el proceso de participación pública ha sido deficiente. La falta de determinación de caudales ambientales, la exclusión del trasvase Tajo-Segura del Plan y la renuncia al buen estado ecológico de las aguas de Tajo medio, figuran entre los principales incumplimientos. El Plan, en el que se empleado datos obsoletos, sacrifica los caudales ambientales y la consecución de objetivos de calidad en beneficio del Trasvase Tajo-Segura.

El plazo de presentación de alegaciones para el PHDHT concluye el viernes. En las presentadas por Ecologistas en Acción se reclama la determinación de unos verdaderos caudales ambientales en todas las masas de la cuenca, la previsión del cierre progresivo del trasvase Tajo-Segura y la consecución de niveles de buen estado de la calidad de las aguas en el Tajo medio en 2015. Además, se pide la revisión a la baja de las demandas de la cuenca, tanto las urbanas, como las de regadío e industriales y la retirada de los proyectos de derivación de aguas desde el Jarama al embalase de Finisterre y desde la depuradoras de Madrid a el embalse del Atazar.

En las alegaciones presentadas se reclama la determinación de unos verdaderos caudales ambientales.

A juicio de Miguel Ángel Hernández, representante de Ecologistas en Acción en la demarcación del Tajo: “Sólo desde un planteamiento de disminución de las demandas que existen tanto dentro como fuera de la cuenca, y desde una gestión responsable y sostenible acorde con la reducción de los recursos hídricos de la demarcación, sería posible alcanzar los objetivos de cantidad y calidad que están fijados por las distintas normativas”.

En el Plan solo se reconocen unas pocas novedades de carácter más bien cosmético. Es el caso del incremento de la reserva estratégica en Entrepeñas-Buendía hasta los 400 hm3 y la fijación de unos caudales mínimos en Talavera de la Reina. Pero no se abordan las problemáticas más acuciantes.

Así se ha renunciado a abordar cuestiones tan elementales como la fijación de unos verdaderos caudales ambientales para toda la Demarcación, el cumplimiento de los objetivos de calidad de las aguas en el tramo medio del Tajo, la afección del trasvase Tajo-Segura y su eliminación progresiva, la reducción de demandas (regadíos, abastecimiento urbano y uso industrial) y la regeneración ambiental de los enclaves más degradados de la demarcación.

Es obvio que el Plan responde a un acuerdo político para no asumir la fecha de caducidad del Trasvase Tajo-Segura, al que se han condicionado todos los pasos dados en la planificación, incluida la retirada del borrador que se hizo público en 2011 por la anterior Presidenta de la Confederación del Tajo.

La aprobación con cinco años de retraso del PHDHT lo convierte en un documento desfasado antes de ver la luz, máxime cuando como punto de partida se han empleado datos de caracterización de la demarcación (demográficos, agrarios, urbanísticos, etc.) y de las series hidrológicas, contempladas sólo hasta el año hidrológico 2005-2006. Tampoco se han actualizado las cifras de reducción de recursos hídricos disponibles a causa del cambio climático, ni el declive poblacional y económico acaecido en los últimos años.

La aprobación con 5 años de retraso del PHDHT lo convierte en un documento desfasado.

La participación pública de los interesados de la cuenca ha quedado reducida a la mínima expresión, sin posibilidades reales de debate ni de concertación en las cuestiones clave. El proceso de consultas ha sido, por tanto, deficiente.

El PHDHT defrauda en la mayor parte de su contenido y en el proceso de participación, que no responden ni a los requerimientos de la Ley de Aguas ni de la Directiva Marco de Agua; tampoco a las necesidades de la demarcación.

Por su parte, Santiago Martín, responsable del Área de Agua de Ecologistas en Acción señala que “Este Plan renuncia a cumplir con la normativa y es insostenible, por lo que debe ser profundamente modificado o directamente retirado a expensas de que se elabore uno nuevo, acorde con los planteamientos mencionados anteriormente”.

Comentarios