La Plataforma en Defensa del Ebro reitera su rechazo frontal al plan de cuenca

0
74
74

La Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) ha reiterado este martes su rechazo frontal al plan de cuenca previsto por el Gobierno tal y como está redactado, y ha avanzado que, ante la previsión de que éste se apruebe en el Consejo de Ministros antes de que finalice el año, la PDE presentará una triple respuesta "jurídica, europea y de movilización social".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la plataforma Manolo Tomàs ha asegurado, a pesar de las diferentes reuniones mantenidas con representantes del Gobierno y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que el plan de cuenca es inasumible, por lo que una vez que se apruebe se convocará una asamblea general extraordinaria para consensuar las acciones a seguir.

El portavoz de la plataforma Manolo Tomàs ha asegurado que el plan de cuenca es inasumible

La PDE está convencida de que el plan previsto contraviene diferentes directivas de la Unión Europea (UE), y ha confiado en que esta vía, así como el rechazo expresado por el Govern, sirvan finalmente para modificar el proyecto.

Tomàs ha precisado que el próximo 29 de noviembre está prevista una nueva reunión en Madrid con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, y el presidente de la CHE, Xavier de Pedro, aunque ha lamentado que el compromiso del Gobierno para contrastar la necesidad de caudales ambientales en el tramo final del río no se ha producido hasta el momento.

Más regadío

El portavoz de la plataforma ha cargado especialmente contra el "aumento desmesurado" en 495.000 hectáreas de regadío en el entorno del Ebro, desde el millón de hectáreas que existe en la actualidad, de las que 125.000 se pondrían en marcha en Catalunya, 220.000 en Aragón y el resto en La Rioja y Euskadi, ha asegurado.

Asimismo, ha criticado la intención de construir 40 nuevos embalses, más allá de los 120 ya existentes, lo que junto con el aumento del regadío la plataforma considera que acabará con el Delta y hará imposible su conservación.

Tomàs ha criticado también la "argucia contable" que, a su juicio, realiza el Ministerio al contar entre los caudales del tramo final del Ebro las cantidades destinadas a regar los arrozales, lo que lleva a asegurar que por Tortosa (Tarragona) se asegurarán 100 metros cúbicos por segundo cuando en realidad solo son 80, y los 20 restantes discurren por canales de regadío.

"Nos han planteado (el Ministerio) que es muy difícil cambiar el plan hidrológico y que necesitan aprobarlo ya porque si no llegarán multas de la Comisión Europea" por el retraso en la aprobación de los planes de cuenca, ha asegurado Tomàs, que ha pedido el visto bueno de la plataforma para la aprobación y una negociación posterior para su revisión, un escenario que ésta descarta.

Adicionalmente, CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP aprobaron en octubre en el Parlament, con la oposición de PP y C's, una moción que rechaza el plan hidrológico de la cuenca del Ebro que está tramitando el Estado, en la que se instaba a emprender las acciones legales necesarias ante el Tribunal Constitucional (TC) por una supuesta invasión de competencias.

Comentarios