info@iagua.es / +34 626 585 595
Connecting Waterpeople
FCC Aqualia
05/11/13

El calentamiento de la criosfera pone en peligro los recursos hídricos de los que dependen miles de millones de personas, según un informe

Bloque natural de hielo en Islandia (Wikipedia).
  • Un nuevo informe muestra que si se reducen rápidamente los contaminantes como el metano y el carbón negro, se podrá desacelerar el calentamiento de regiones cubiertas de nieve y hielo, creando múltiples beneficios para el bienestar humano.
  • El calentamiento de las zonas conocidas como criósfera provoca elevación del nivel del mar, pone en peligro las reservas hídricas, y libera más carbono a la atmósfera.
  • El informe examina 14 medidas que pueden ayudar a preservar las regiones mundiales de nieve y hielo.

El límite de las nieves perpetuas de las laderas de las montañas del Himalaya y andinas continúa acercándose sigilosamente cada año, dejando ver el suelo donde hace 50 años siempre había nieve. Las comunidades aguas abajo de esos picos majestuosos ven ahora que los grandes lagos formados por el deshielo de los glaciares causan inundaciones catastróficas en algunas zonas, mientras que la falta de deshielo conduce a una sequía devastadora en otras.

Al mismo tiempo, 4 millones de personas mueren cada año a causa del humo que inhalan al cocinar con fuego al aire libre y ese hollín también se eleva a la atmósfera y acelera el derretimiento del hielo y la nieve.

Si se reducen los contaminantes climáticos de corta vida, se podrá desacelerar el calentamiento de regiones críticas cubiertas de nieve y hielo.

La contaminación que producen los fuegos al aire libre y los motores diésel (conocida como carbón negro), y el gas metano liberado por el ganado, los vertederos y las operaciones mineras, son algunos de los contaminantes que los científicos dicen que se deberán reducir rápidamente para proteger el bienestar humano y enfrentar el cambio climático.

Un nuevo informe científico muestra que si se reducen rápidamente los contaminantes climáticos de corta vida (SLCP, por sus siglas en inglés), se podrá desacelerar el calentamiento de regiones críticas cubiertas de nieve y hielo, con múltiples beneficios como resultado.

“Un objetivo de interés mundial”

Los científicos denominan “criósfera” a las cimas nevadas de las montañas, los glaciares, las regiones con permafrost, y otras partes del planeta perpetuamente congeladas. Esas zonas alimentan importantes ríos que proveen agua dulce a cientos de millones de personas, atrapan perjudiciales gases de efecto invernadero, y mantienen los niveles del mar donde deben estar.

El nuevo informe titulado On Thin Ice: How Cutting Pollution can Slow Warming and Save Lives (Sobre una delgada capa de hielo: De qué manera la disminución de la contaminación puede desacelerar el proceso de calentamiento y salvar vidas), que produjo el Banco Mundial conjuntamente con la Iniciativa Internacional para el Clima de la Criósfera (ICCI, por sus siglas en inglés), expone serias advertencias.

Un calentamiento continuo de la criósfera podría provocar un aumento en los niveles del mar que afectaría a más de 100 millones de personas en el mundo. También pondría en peligro los recursos hídricos de los que dependen 1500 millones de personas solo en la región del Himalaya, y la pérdida de suelo congelado (permafrost) que liberaría un 30% más de carbono a la atmósfera en 2100.

La criósfera está cambiando rápidamente como consecuencia del cambio climático y, si el proceso de calentamiento persiste sin reducción alguna, los riesgos para las sociedades humanas y los ecosistemas sensibles se intensificarán extraordinariamente”, dijo Pam Pearson, directora de la ICCI. “Esto transforma la desaceleración del proceso de calentamiento de la criósfera en un objetivo de interés mundial”.

Ganar tiempo para desafíos mayores

Un calentamiento de la criósfera podría provocar un aumento en los niveles del mar que afectaría a más de 100 millones de personas en el mundo. 

Si los países toman rápidamente medidas para frenar las emisiones causadas por las cocinas, la quema de bosques, la extracción de combustibles fósiles, y el transporte de diésel, pueden ayudar a preservar la criósfera y al mismo tiempo salvar la vida y la salud de millones de personas. El informe analiza 14 medidas (propuestas inicialmente en una evaluación científica de 2011) que permitirían lograr el objetivo, aunque advierte que también es necesario ampliar los esfuerzos a largo plazo para reducir las emisiones de dióxido de carbono, el mayor contribuyente al calentamiento global.

“No es posible reducir los contaminantes climáticos de vida corta al margen de los esfuerzos para reducir otros gases de efecto invernadero, especialmente el dióxido de carbono”, dijo Sameer Akbar, especialista superior en Medio Ambiente del Banco Mundial y coautor del informe. “Sin embargo, las reducciones de carbón negro y metano pueden desacelerar el impacto del calentamiento en el corto plazo, en particular en las regiones cubiertas de nieve y hielo. Esto nos permitiría ganar algo del tiempo que tanto necesitamos para abordar las emisiones de dióxido de carbono y ayudar a las comunidades a adaptarse al cambio climático”.

  • Mediante el aumento gradual de la producción y adopción de tan solo cuatro modelos de cocinas no contaminantes, por ejemplo, el mundo podría salvar 1 millón de vidas humanas al año, y los mayores beneficios se verían en Asia meridional.
  • Estufas mejoradas de leña y carbón podrían salvar unas 230.000 vidas adicionales. Al mismo tiempo, reduciendo en un 50% la quema de combustibles al aire libre y la quema de bosques podría reducirse en 190.000 el número de decesos por año. Esos beneficios se observarían principalmente en Europa y Asia Central.
  • Simultáneamente, la reducción de las emisiones causadas por el transporte de diésel y por los equipos que utilizan ese combustible podría aumentar en más de 16 millones de toneladas el rendimiento de cultivos como el arroz, la soja y el trigo, especialmente en Asia sudoriental. Se evitarían 340.000 muertes prematuras.

“Este informe representa una importante contribución a la labor del Banco Mundial en las esferas del desarrollo y del clima”, expresó Rachel Kyte, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial. “En él se identifican claramente los riesgos para las personas más pobres y vulnerables, pero también los beneficios que supone para el clima la adopción temprana de medidas ampliables, se adopten o no acuerdos mundiales”.

El Banco Mundial intensifica los esfuerzos para la reducción de contaminantes

El informe “On Thin Ice” se suma a otro informe reciente del Banco Mundial, que identifica las maneras para que el Banco Mundial a través de sus proyectos pueda contribuir más a la reducción de los contaminantes climáticos de corta vida. Ese documento señaló que entre 2007 y 2012, el 7,7% de los compromisos de la institución -cerca de 18.000 millones de dólares-, fue destinado a actividades relacionadas con estos contaminantes.

En el futuro, a pesar de los obstáculos de ejecución en materia de costos, comportamiento y tecnología, el objetivo es transformar la mayor cantidad posible de la cartera del Banco en actividades que ayuden a reducir de manera directa la liberación de SLCP a la atmósfera.

Comentarios

Más en iAgua
 
00:00
 
00:00

Las noticias de tu país