La restauración fluvial preventiva minimiza inundaciones y su impacto socioeconómico

0
331
331
  • Muchos países europeos tienen una dilatada experiencia en proyectos de restauración fluvial (Wikipedia).

La mejor forma de minimizar inundaciones y su impacto socioeconómico es a través de proyectos de restauración fluvial, realizados con criterios preventivos y por mano de obra especializada.

Estas son algunas de las conclusiones que se han extraído en la jornada 'Restauración fluvial como herramienta para la gestión de las inundaciones y como fuente de empleo y desarrollo socioeconómico', organizada por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF), del que forman parte investigadores del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València (UPV) y en la que ha participado personal científico, representantes de instituciones públicas, empresas y el sector agrícola, informa la institución académica a Europa Press.

Francisco Martínez Capel, profesor en el Grado en Ciencias Ambientales que imparte la UPV en Gandia y miembro de la junta directiva de CIREF, señala que, según las conclusiones de las Jornadas, la restauración fluvial consigue habilitar zonas de amortiguación, una de las medidas recomendadas por directrices europeas.

La mejor forma de minimizar inundaciones y su impacto socioeconómico es a través de proyectos de restauración fluvial.

Estas zonas se inundan en momentos de crecidas y contribuyen a evitar la inundación o a disminuir sus efectos en otras zonas donde los riesgos y daños económicos podrían ser mayores. Según los expertos reunidos en las jornadas, los efectos del cambio climático pueden provocar que los problemas de daños causados por crecidas fluviales se den con más frecuencia.

Parches

El personal experto de las jornadas ha afirmado que las operaciones de mantenimiento y conservación de cauces "deben derivar de una correcta planificación previa, con criterios preventivos, en lugar de ser parches para atajar de forma inmediata los problemas que van surgiendo, como lo son la mayoría de las actuaciones actuales de limpieza de cauces", aseguran.

Por otra parte, el CIREF también reclama que estas limpiezas las realice personal especializado, con dirección técnica a pie de campo y sin exceso de maquinaria pesada, ya que de lo contrario se realizan operaciones no selectivas de desbroces y eliminación de la vegetación que implica graves deterioros en la calidad de los ecosistemas, las aguas y las riberas fluviales.

Los expertos afirman que muchos países europeos tienen una dilatada experiencia en proyectos de restauración fluvial que conjugan los beneficios ecológicos y ambientales con la prevención de daños por inundaciones. "Esa experiencia -aseguran desde el CIREF- es perfectamente trasladable a nuestro país y redundaría en mayores beneficios, dado el acusado carácter torrencial de la mayoría de nuestros cauces, sobre todo los de la vertiente más mediterránea".

Comentarios