El Ayuntamiento de Valencia ha instalado nuevas válvulas arteriales en la red de agua potable

0
55
55

El Ayuntamiento de Valencia ha instalado nuevas válvulas arteriales en la red de agua potable de la ciudad, sobre la tubería que discurre por las avenidas Jacinto Benavente y Peris y Valero.

Según informa el consistorio, esta actuación se enmarca en el plan de inversiones de la red de agua potable de la ciudad de 2013.

La finalidad es controlar y regular con mayor precisión los caudales de agua que discurren.

Durante tres días, cerca de 40 personas han participado en las maniobras de montaje y conexión de estas nuevas válvulas sobre la tubería arterial que discurre en el cruce de estas dos grandes avenidas para evitar cualquier tipo de afección sobre el suministro.

Este proyecto cuenta con una inversión de 302.210 euros y tiene como finalidad "controlar y regular con mayor precisión los caudales de agua que discurren por una red tan importante para el abastecimiento de la ciudad como es la red arterial de agua potable, adaptando estos caudales en función de la demanda", explica la edil de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Maria Àngels Ramón-Llin.

La tubería arterial sobre la que se han instalado las nuevas válvulas tiene 600 milímetros de diámetro y forma parte del anillo arterial de Tránsitos, que abastece a las redes de distribución de los distritos o sectores de Valencia y conecta en este punto los distritos de l'Eixample y Camins al Grau, por lo que se trata de una "infraestructura crucial" en la red de abastecimiento de agua potable.

El proyecto, iniciado el pasado mes de julio, ha consistido en la excavación y construcción de una arqueta subterránea, a tres metros de profundidad, en el cruce entre las avenidas Jacinto Benavente y Peris y Valero, para proceder sobre este punto estratégico de la red arterial, a la instalación de nuevas válvulas reguladoras de caudales de entre 600, 400 y 300 milímetros de diámetro.

Adaptar volúmenes de agua a necesidades de cada momento 

La edil ha señalado que estos nuevos sistemas de apertura y cierre de caudales permiten "optimizar las condiciones de suministro de agua potable" en la ciudad, especialmente en cuanto a caudales y presiones, de modo que se adaptan los volúmenes de agua "a la demanda y a las necesidades de los vecinos en cada momento concreto".

Según las mismas fuentes, la renovación e instalación de estos nuevos equipos permitirá mejorar el tiempo de respuesta ante posibles afecciones, de modo que podrán efectuarse rápidamente trabajos y maniobras requeridos y se contribuirá a minimizar las afecciones a los vecinos ante cualquier eventualidad.

Según la responsable municipal, con este proyecto se lleva a cabo una "renovación preventiva de las válvulas de mayor antigüedad" para contar con "elementos nuevos y más eficientes" en las redes de agua.

Una vez concluida la instalación de las nuevas válvulas, los técnicos del Ciclo Integral del Agua están procediendo a la renovación de la tubería de derivación, de 150 milímetros, junto a sus respectivas válvulas, que conecta la red arterial a la de distribución que alimenta los suministros de agua potable de l'Eixample.

Además, en las próximas semanas se iniciará la instalación de dos nuevos tramos de canalizaciones, de 600 milímetros de diámetro, para sustituir los antiguos equipamientos que han sido renovados con las nuevas válvulas.

Según las mismas fuentes, las obras "avanzan a buen ritmo" y está previsto que finalicen "en un plazo aproximado de un mes".

Comentarios