Se destinan 166.500 euros al nuevo colector de aguas residuales a Valle de Abdalajís

0
62

Sobre la Entidad

La diputación provincial es la institución a la que la Constitución de 1978 encomienda el gobierno y la administración de los municipios de la provincia. Como entidad administrativa y gestora local, ha cumplido desde su origen en el S.XIX, al igual...
62
  • Las obras de reposición de la antigua instalación dañada por los temporales de 2012 han dado comienzo y tienen un período de ejecución de seis meses.

La Diputación de Málaga, a través del Plan Provincial de Asistencia y Cooperación (antigua Concertación), ha destinado 166.500 euros a dotar al municipio de Valle de Abdalajís de un nuevo colector de aguas residuales, tras los destrozos que los temporales del 2012 causaron en la antigua infraestructura.

La diputada de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Marina Bravo, que ha visitado el municipio coincidiendo con el inicio de las obras, ha resaltado la importancia del proyecto después de que las potentes precipitaciones registradas en la provincia durante el pasado año provocasen fuertes crecidas y desplazamiento de tierras y rocas de gran tamaño, que produjeron cuantiosos daños en parte del colector general de saneamiento que discurre por el cauce Arroyo de las Piedras a su paso por Valle de Abdalajís.

El proyecto consiste en la restitución del colector destruido y reposición de los tramos dañados 

Bravo, que ha estado acompañada por el alcalde de la localidad, Víctor Castillo, ha incidido en las graves consecuencias sanitarias y medioambientales que la rotura del colector estaba ocasionando, “con vertidos de aguas residuales a lo largo del cauce, en un tramo de dos kilómetros, sin que llegasen a su destino, que no es otro que la estación depuradora”.

Así, el proyecto, cuyo plazo de ejecución es de seis meses, consiste en la restitución del colector destruido y reposición de los tramos dañados mediante pozos de registro prefabricados de hormigón en masas, tuberías de polietileno corrugado de alta densidad (menos sensible a los movimientos del terreno que las actuales de hormigón), desatoro y limpieza del resto de la infraestructura.

La actuación incluye igualmente las protecciones necesarias mediante el envolvente de hormigón de los tramos que discurren por el cauce del arroyo, muros de mampostería o escolleras de protección en los márgenes, demolición y reposición de firmes y pavimentos, así como el reemplazo de un cruce aéreo del cauce mediante tuberías de acero apoyadas sobre pilares y zapatas de hormigón armado.

Comentarios