La escasez de agua y el aumento de las olas calor, devastadores para las aves del desierto

0
44

Sobre la Entidad

SEO Birdlife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.
44
  • escasez agua y aumento olas calor, devastadores aves desierto
    Colibri de Allen (Asicnewbie/CC)

Los modelos climáticos que manejan los científicos alertan de que, en unos años, las olas de calor aumentarán su intensidad, frecuencia y duración. La tendencia, según los estudios que manejan BirdLife International y SEO/BirdLife, tendrá especial impacto en los climas desérticos y, sobre todo, en las aves de menor tamaño que las habitan. Si en la actualidad las olas de calor en el desierto producen episodios puntuales de mortalidad en especies como el colibrí de Allen, el incremento de estos fenómenos extremos traerá consigo más muertes. Es una de las conclusiones que se desprende del informe The Messengers, con el que BirdLife International ha analizado los efectos del calentamiento global sobre la avifauna.

Podría parecer lo contrario, pero los pájaros del desierto son especialmente vulnerables a las olas de calor. Se debe a su menudo tamaño, su gran actividad durante el día y a su adaptación a un hábitat como el desierto, donde la temperatura es la misma durante casi todo el año. Por eso, cuando surge una temporada de calor intenso, las mortalidades a gran escala se disparan. En 2011, por ejemplo, una ola de calor de dos días acabó con la vida de más de 200 ejemplares de cacatúa negra en el sudoeste de Australia.

Para determinar la influencia del cambio climático, se analizaron las necesidades de agua y esperanza de supervivencia de 27 especies de aves en desiertos de Estados Unidos y Australia

Para determinar la influencia del cambio climático sobre la supervivencia de este tipo de aves, los investigadores Andrew  E. McKechnie, de la Universidad de Pretoria, y Blair O. Wolf, de la Universidad de Nuevo México, analizaron las necesidades de agua y esperanza de supervivencia de 27 especies de aves en desiertos de Estados Unidos y Australia. Compararon su situación actual con la que se predice para 2080 y, como era de esperar, comprobaron que los requisitos para sobrevivir serán significativamente superiores, sobre todo para los pájaros de pequeño tamaño.

“Que las muertes a gran escala por olas de calor sean más frecuentes en el futuro influirá en la estabilidad de las poblaciones de aves: además del efecto directo de la pérdida de ejemplares de una especie, el calor extremo probablemente perjudicará a su éxito reproductor lo que podría derivar en declives poblacionales”, explica el biólogo de SEO/BirdLife, Jorge Fernández Orueta.

“Los análisis de seguimiento de aves que realizamos en BirdLife evidencian el grave impacto que puede llegar a tener el calentamiento global sobre la biodiversidad, incluso allá donde nadie lo preveía, en los desiertos”, indica.

“Las olas de calor no sólo afectan a las aves de los desiertos: al igual que ocurre con el resto de los seres vivos, el calor obliga a  las aves a realizar un mayor gasto energético y genera un mayor estrés fisiológico para afrontar sus actividades cotidianas. A ello se añade la escasez de agua: las altas temperaturas someten a una mayor evaporación a los ya mermados niveles hídricos que existen en los humedales de ámbito mediterráneo, como es el caso de España, y hace que las fuentes habituales en las que beben y se refrescan sean menos predecibles. Esto implica un más esfuerzos en la búsqueda de recursos y, en muchas ocasiones, mayores desplazamientos para encontrar alimento y agua. Todo esto afecta a la supervivencia de los individuos de muchas especies”, indica el biólogo y experto en fenología de SEO/BirdLife, Blas Molina.

Comentarios