Servicios de Txingudi, exitoso modelo de gestión "smart" en una empresa pública

0
464
  • Encargada del ciclo del agua, los residuos urbanos y la limpieza viaria en la comarca de Bidasoa-Txingudi, mantiene una decidida apuesta por la innovación y la tecnología en un sistema integrado de gestión.

Sobre la Entidad

La Mancomunidad de Servicios de Txingudi está constituida por los municipios de Irun y Hondarribia.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 3

Servicios de Txingudi-Txingudiko Zerbitzuak es una empresa pública radicada en la desembocadura del Bidasoa que comenzó a practicar la misma filosofía que hoy defienden las Smart Cities hace más de una década. Si bien no aplicada a una gran urbe sino a servicios concretos en dos pequeñas ciudades, Irún y Hondarribia, y tampoco con ese nombre sino bautizada como Erlea (abeja, en euskera), el modelo de gestión integral es pionero permitiendo dar una respuesta avanzada a las necesidades de la comarca a la que da servicio, sobre los mismos conceptos y principios que guían a las llamadas “ciudades inteligentes”.

Erlea surgió como una especie de "colmena inteligente", centrada en un primer momento, en la gestión del ciclo integral del agua y extendida después al resto de las áreas de actividad de la empresa: residuos urbanos y limpieza viaria. A día de hoy, su evolución sitúa a Servicios de Txingudi como un exitoso ejemplo de empresa smart que va más allá de la mera aplicación de la tecnología a sus ámbitos de competencia.

Servicios de Txingudi-Txingudiko Zerbitzuak comenzó a practicar la misma filosofía que hoy defienden las Smart Cities hace más de una década

Por situar mejor el volumen de la empresa cabe indicar que fue creada por los ayuntamientos de Irún y Hondarribia, con una población de 80.000 habitantes, para la gestión mancomunada de tres servicios e infraestructuras críticas en cualquier ciudad: agua, residuos urbanos y limpieza viaria. En 2013, el consumo de agua por habitante y día fue de 116 litros y se gestionaron 44.000 toneladas de residuos. Asimismo, produjo 6,7 M de KW/h de energías renovables que cubrieron más de la mitad de sus propias necesidades.

La base tecnológica

La base sobre la que se asienta Erlea es, por un lado, un Sistema de Información Geográfica (GIS) corporativo que alberga y localiza todos los datos existentes y, por otro, una red fija y estable para su transmisión. El germen de Erlea fue la red de telelectura de contadores a la que más tarde se sumó la sectorización de redes de abastecimiento, un módulo específico para gestión de avisos e incidencias y la utilización de vías directas de comunicación con los abonados.

Todo ello permitió dar pasos de gigante, no solo en la emisión de facturas con consumo real o en la gestión comercial, sino en aspectos cruciales como: la reducción de fugas, con descensos de un 70% en abastecimiento o un 40% en filtraciones a la red de saneamiento; el control en tiempo real de posibles vertidos al medio, la optimización de nuevos proyectos con simulaciones de funcionamiento avanzadas, la planificación concreta y eficiente de renovación de redes allá donde más se necesitaba o la comunicación inmediata y personalizada de incidencias a los abonados.

En el ámbito de los residuos, el control exhaustivo de recursos permite una gestión mucho más eficiente como por ejemplo con la planificación de rutas o recogidas "a la carta" para las empresas y polígonos o la gestión de incidencias durante los servicios. Igualmente ocurre con el servicio de limpieza que, gracias a este concepto, informa de cómo evolucionan los servicios durante el día y en un periodo de tiempo, permitiendo mejor planificación, ajustes y, con ello, eficacia y eficiencia.

Una apuesta continua

Erlea surgió como una especie de "colmena inteligente", centrada en un primer momento, en la gestión del ciclo integral del agua

La apuesta tecnológica de Servicios de Txingudi continúa. A Erlea se sumó el año pasado una actualización de la aplicación Panoramas, street view que permite visualizar las condiciones de una calle antes de intervenir, anticipándose a posibles inconvenientes. Y se trabaja en la incorporación del ArcGis Online, que busca sacar rendimiento a datos de diversa índole de forma gráfica y combinarlos con los de distintas áreas (agua y residuos) para buscar sinergias o nuevas perspectivas de trabajo.

También en fase desarrollo está una solución móvil de realidad aumentada para la detección, sobre el terreno, de infraestructuras de agua y otros activos subterráneos y, en el área de residuos, se ha comenzado una experiencia piloto con “etiquetas inteligentes”, TAG, y una decisiva participación ciudadana, para profundizar en el conocimiento de los hábitos de separación de residuos de la población.

Una de las últimas incorporaciones a Erlea ha sido una aplicación para dispositivos móviles que lleva su nombre y que busca fomentar la comunicación bidireccional con los ciudadanos, tal y como promueven con énfasis las Smart Cities.

La "colmena inteligente", algo más que tecnología

Servicios de Txingudi mantiene una actitud innovadora y Erlea, esa"colmena inteligente" que comenzó a formarse hace una década, ha evolucionado hasta integrar plenamente el concepto smart.

A toda su experiencia en gestionar la información de sus diferentes áreas, ha sumado la captura de otra infinidad de datos de su entorno como son: meteorología, otros servicios públicos y medio social. Todo ese ingente volumen de datos es derivado a una “Central Inteligente de Operaciones”, IOC, donde se cruza, analiza y reconvierte en una nueva información lista para ser suministrada a sus diferentes departamentos y para compartirla también con el resto del universo smart con el que Servicios de Txingudi contribuye y al que pertenece. Es, por tanto, un espacio que recibe múltiple información de distintas fuentes -propias y ajenas-, la procesa y comparte para que después, quienes han que tomar decisiones, puedan actuar del modo más eficaz posible.

Lo que comenzó como un modelo innovador de base tecnológica para la gestión del ciclo del agua, puntero y muy eficaz, ofrece en este momento a los Ayuntamientos de Irún y Hondarribia una herramienta de primer orden para el desarrollo de la ya denominada Smart Land del Bajo Bidasoa, instrumento que si desarrolla su potencial abrirá sin lugar a dudas un enorme abanico de posibilidades.

Comentarios