Jaén aprueba la modificación de la tasa por la prestación de los servicios del ciclo integral del agua

0
44
44

El Grupo Popular ha aprobado de forma definitiva este miércoles en el transcurso del Pleno ordinario del Ayuntamiento de Jaén la modificación de la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por la prestación de los servicios vinculados al ciclo integral del agua, una medida que ha contado con el rechazo del PSOE, al que desde el equipo de gobierno 'popular' se han lanzado acusaciones de "engañar" en la campaña de recogida de firmas y alegaciones realizada en contra de la medida.

Así, durante el debate celebrado en el Salón de Plenos, tanto el alcalde, José Enrique Fernández de Moya, como el concejal de Hacienda y Comunicación, Miguel Contreras, han indicado que entre los "2.946 escritos" presentados en contra de la modificación de la ordenanza durante el periodo de alegaciones establecido al efecto hay rúbricas de vecinos de localidades ajenas a la capital como Noalejo o Los Villares, cuyo interés en la "subida del agua" ha cuestionado al no estar empadronados en Jaén.

En esa línea, el alcalde ha instado al PSOE a "desautorizar la firma de ciudadanos de fuera de Jaén" en el marco de una "campaña vil", y a dar una "explicación urgente" y "pedir disculpas" por "utilizar la política con muy malas artes", al tiempo que ha cuestionado si esos vecinos de fuera de la ciudad que han rechazado la modificación de la ordenanza son "militantes socialistas", unas reflexiones que han provocado la protesta de la portavoz municipal del PSOE, María del Mar Shaw, que mientras hablaba el alcalde le ha pedido que se fuera "al juzgado".

En cuanto a los efectos de la modificación de dicha ordenanza, aprobada de forma inicial en el Pleno del mes de abril, el edil de Hacienda ha negado que vaya a implicar "subidas de un 22 por ciento" del coste del recibo del agua como, según ha criticado, se ha afirmado durante la campaña "pura y directamente electoralista" en contra de esta medida a la que, según ha lamentado, "se han prestado" también colectivos vecinales.

Además, Contreras ha subrayado que el Ayuntamiento ha impulsado "un fondo social de 7.000 euros para aquellas familias que no puedan hacer frente al pago" de los recibos, y, en todo caso, ha insistido en defender que lo que se aprueba este miércoles es "modificar la ordenanza para adecuar los bloques tarifarios, no una subida del agua"

Al hilo, ha vuelto a referirse al "dichoso" canon autonómico del agua que cobra la Junta de Andalucía para señalar que si la factura sube es como consecuencia de esa tasa, que "representa el 15 por ciento del recibo" y a cambio del cual la ciudad ha recibido "cero inversiones" por parte de la Administración autonómica.

Una "tropelía" para el PSOE

Frente a ello, el concejal socialista José Manuel Colmenero ha argumentado que la modificación de la ordenanza supone la "subida" del precio de un servicio que "no puede ser más básico" como el agua, y le ha preguntado si la ciudadanía que se ha mostrado en contra de la medida o el Consejo Económico y Social (CES) local son "ignorantes" al expresar esa oposición.

En esa línea, el socialista ha emplazado al gobierno local a "asumir" esa "subida del agua" como una "decisión política" suya que afecta "a empresarios y hosteleros", además de a "parados que no pueden pagar más por un servicio básico", y que ha considerado una "tropelía".

De igual modo, ha señalado que dicho incremento está recogido en el anexo del plan de ajuste remitido por el Ayuntamiento al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, donde, según ha indicado, se explica que habrá un reajuste entre lo que la empresa cobra y lo que los vecinos pagan en el recibo en estos momentos.

Además, Colmenero ha retado al concejal de Hacienda a que "muestre en el expediente de la modificación de la tarifa una sola referencia al canon autonómico" que justificaría la subida del recibo, y ha defendido la validez de las firmas recogidas, ya que, según ha remachado, "todo el que tenga interés en la subida, cualquier ciudadano, resida o no en Jaén, bien sea porque tiene familiares directos en la capital a los que afecta esta medida, o porque tenga un negocio en la ciudad aunque no viva en ella, está legitimado para reclamar contra ella".

Por último, el alcalde, José Enrique Fernández de Moya, ha concluido el debate mostrando la carta remitida por Aqualia en mayo de 2011, "un día después de las elecciones locales" de aquel año, en la que se informaba a los clientes de la aplicación del canon del agua, que incluye una "cuota fija de un euro al mes por vivienda o local" que "lo paga igual el rico que el parado", y una cuota "progresiva" y de la que este año va a empezar a cobrarse "el 80 por ciento".

Al respecto, ha vuelto a preguntar a la Junta que "dónde está el dinero" recaudado a través de esa tasa, ya que las obras hidráulicas "comprometidas" por la Administración andaluza y declaradas "de interés" para la comunidad por acuerdo del Consejo de Gobierno en 2010 "no están realizadas".

El debate de este punto ha concluido sin que hayan podido tomar la palabra dos organizaciones -las federaciones vecinales 'Objetivos Comunes' (OCO) y 'Ciudadanos por Jaén'- y una persona a título particular que habían solicitado intervenir, pero "fuera de plazo", según reza un informe del secretario general del Ayuntamiento leído por el alcalde.

Rechazo a descalificaciones

Tras la votación de la modificación de esta ordenanza, y ante la discusión generada en el transcurso del debate, el gobierno local ha emitido un comunicado en el que el portavoz, Miguel Ángel García Anguita, ha lamentado las "descalificaciones y salidas de tono de concejales del PSOE hacia el alcalde y concejales del PP".

Así, ha instado al PSOE a que "no pierda los papeles y no siga demostrando una alarmante falta de respeto institucional, voceando expresiones como 'barriobajero'", ya que "hay que dar ejemplo de respeto institucional".

El portavoz del equipo de gobierno defiende que los 27 concejales del Pleno merecen "el máximo respeto", al ser "legítimos representantes del pueblo, elegidos democráticamente", de forma que "no se pueden tolerar tonos irónicos ni faltas de respeto".

Comentarios