El Gobierno de Cantabria confía que la anulación del Bitrasvase del Ebro no tenga efectos prácticos

0
59
59

El Gobierno de Cantabria confía en que la anulación del proyecto del bitrasvase del Ebro-Besaya-Pas no tenga consecuencias prácticas. El consejero de Medio Ambiente, Javier Fernández, ha explicado que el Ministerio de Medio Ambiente tendrá que volver a tramitar el proyecto, y ha opinado que "lo más probable", y también "lo razonable", es que el proyecto se vuelva a aprobar.

En este sentido, ha señalado que la sentencia del Tribunal Supremo que anula el proyecto puede no tener efectos prácticos si se tramita bien y se subsana el defecto de "falta de motivación" detectado en los aspectos ambientales del proyecto, en concreto su afección a dos LIC (lugares de importancia comunitaria) y una ZEPA (zona de especial protección para las aves), el embalse del Ebro y los ríos Ebro y Pas.

No obstante, y como ya señalara ayer en declaraciones a Europa Press, el consejero ha puntualizado que "no se puede prejuzgar" el resultado de un mayor análisis ambiental del proyecto.

La Audiencia Nacional anuló el proyecto hace tres años, en enero de 2011, por un defecto en la evaluación ambiental y por la citada falta de movitación

La Audiencia Nacional anuló el proyecto hace tres años, en enero de 2011, por un defecto en la evaluación ambiental y por la citada falta de movitación. Ahora el Supremo acaba de anular esa sentencia al estimar parcialmente el recurso del Estado (en la parte relativa a la evaluación ambiental), pero vuelve a anular el proyecto al estimar en parte el recurso que la asociación ecologista ARCA promovió hace diez años contra esta infraestructura (en la parte relativa a la afección a los lugares de la red Natura 2000).

A preguntas de los medios de comunicación, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, y el consejero han explicado que el Gobierno de Cantabria no aportó financiación para la construcción del bitrasvase, pero "paga cada vez que lo usa".

Además, han recordado que el Gobierno del PP ha conseguido que no haya que devolver el agua al pantano del Ebro, con el ahorro que ello supone, tiene el "compromiso" del Gobierno central de que en el nuevo Plan Hidrológico Nacional se catalogue como trasvase en lugar de bitrasvase, con lo que Cantabria no tendría que pagar cada vez que usa esta infraestructura.

El bitrasvase se concibió como un conjunto de infraestructuras hidráulicas de captación, bombeo, conducción y depósito, destinadas a transportar agua durante los periodos húmedos desde la cuenca del río Besaya hacia el embalse del Ebro, para luego bombearla en sentido inverso en verano en dirección a la costa.

El bitrasvase tiene un volumen de suministro de 26 hectómetros cúbicos y capta el agua de tres puntos diferentes de la cuenca del río Besaya. Cuenta con seis captaciones, siete estaciones de bombeo y más de 50 kilómetros de tuberías, con un caudal máximo de 2.500 litros por segundo.

Comentarios