Crisis en Ucrania: 600.000 personas, en riesgo de quedarse sin suministro de agua

0
140
  • Crisis Ucrania: 600.000 personas, riesgo quedarse suministro agua

Sobre la Entidad

Comité Internacional de La Cruz Roja
El CICR, fundado en 1863, trabaja en todo el mundo para prestar ayuda humanitaria a las personas afectadas por los conflictos y la violencia armada, y para promover las leyes por las que se protege a las víctimas de la guerra.
140

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha anunciado que, como medida de emergencia, pagará las facturas de electricidad para evitar que se corte el suministro de agua de 600.000 personas en el este de Ucrania. Esta medida excepcional ayudará a las personas que viven a ambos lados de la línea de contacto en la región de Lugansk.

"Hemos tomado esta medida sin precedentes para evitar un problema humanitario potencialmente grave", dijo Alain Aeschlimann, jefe de la delegación del CICR en Ucrania.

"Es una medida de emergencia, no una solución sostenible. Sirve para ganar tiempo. Sólo una solución política puede remediar esta situación. Si no se hace nada, las personas que viven en la zona afectada tendrán que soportar el duro invierno de esta región sin calefacción ni agua", señaló el señor Aeschlimann.

Por más de una semana, las plantas de agua situadas en la parte de la región de Lugansk controlada por el gobierno no han recibido suministro eléctrico a causa de las facturas impagas y, por ende, han dejado de funcionar. Es de vital importancia mantener el abastecimiento de agua a los hospitales, escuelas, orfanatos e instituciones sociales.

El CICR planteó su preocupación a todas las personas que participan en las negociaciones sobre esta cuestión, con objeto de encontrar la forma de pagar el agua provista por las instalaciones ubicadas en zonas controladas por el gobierno y suministrada a zonas no controladas por el gobierno. La Institución también expresó que estaba dispuesta a actuar como intermediario neutral para la resolución de problemas técnicos.

Las consecuencias de esta situación para el sistema de calefacción en su conjunto son particularmente preocupantes. Al no correr agua caliente por las tuberías, éstas podrían congelarse y agrietarse. Puede suceder que las personas se vean obligadas a emplear sistemas de calefacción eléctricos, lo que sobrecargaría la red eléctrica.

Hace ya más de un año que el CICR interviene en la rehabilitación de las tuberías que cruzan la línea del frente y en el suministro de los productos químicos que se necesitan para el suministro de agua potable. En las zonas no controladas por el gobierno de la región de Lugansk, el CICR ha proporcionado bombas sumergibles a las autoridades locales para rehabilitar la infraestructura dañada.

Comentarios