Proyecto UPSOIL: Recuperando suelos contaminados

0
190
190

(CORDIS) Todo terreno contaminado con sustancias, en su superficie o en el subsuelo, puede ser peligroso para la salud y el medio ambiente. En muchos casos, el riesgo de vivir o trabajar en terrenos contaminados es mínimo; de hecho, muchos de ellos han sido tratados de manera segura y eficaz y, de este modo, han ofrecido entornos de gran calidad tanto para acoger viviendas como para realizar diversas tareas. Pero algunos emplazamientos están tan contaminados que, en efecto, plantean un riesgo manifiesto para el bienestar de la población o para la naturaleza. La exposición a los contaminantes puede producirse por la inhalación de polvo o gases, por el contacto con tierra o bien a través de alimentos cultivados en el terreno en cuestión. Dichos contaminantes, si se encuentran en forma líquida, pueden escurrirse desde la zona afectada y llegar hasta aguas subterráneas, ríos u otras masas hídricas, proceso denominado lixiviación.

Algunos emplazamientos están tan contaminados que, en efecto, plantean un riesgo manifiesto para el bienestar de la población o para la naturaleza

Ahora investigadores españoles han desarrollado un innovador concepto para hacer frente a este problema. El proyecto en colaboración «Sustainable Soil Upgrading by Developing Cost effective, Biogeochemical Remediation Approaches» (UPSOIL) se llevó a cabo conforme al tema de medio ambiente y cambio climático del Séptimo Programa Marco. Su equipo responsable ha demostrado en la práctica una técnica de remediación in situ que obedece a una perspectiva tecnológica innovadora y que tiene en cuenta las propiedades físicas y la reactividad biogeoquímica tanto del suelo como de los contaminantes. En comparación con las técnicas convencionales, los métodos in situ inteligentes propuestos han mostrado un gran potencial para optimizar el proceso de limpieza. Ahora las partes interesadas deberán familiarizarse con las ventajas de estos métodos para que puedan surgir nuevas oportunidades de mejorar los procesos de remediación.

El consorcio responsable de UPSOIL, que ya se encuentra en su etapa final, ha desarrollado una técnica sólida de tratamiento rápido, rentable e integrado tanto para zonas de origen de contaminación como para penachos de propagación de ésta. Esta técnica se ha diseñado con el fin de recuperar las funciones del suelo y mitigar los riesgos asociados y también para maximizar a largo plazo el aprovechamiento del potencial de rehabilitación del suelo natural. De este modo, el proyecto refuerza la conservación de las funciones del suelo y una remediación más rápida, así como un nuevo desarrollo sostenible de aquellas regiones y ciudades europeas cuyo suelo ha acumulado contaminantes a lo largo de su historia.

Las propuestas de UPSOIL gozarán de una amplia aceptación habida cuenta de que la sostenibilidad y la eficiencia energética y de costes son consideraciones consustanciales a las decisiones relativas a la remediación.

Las propuestas de UPSOIL gozarán de una amplia aceptación habida cuenta de que la sostenibilidad y la eficiencia energética y de costes son consideraciones consustanciales a las decisiones relativas a la remediación, tal y como reconocen todas las entidades involucradas en la rehabilitación de terrenos. Además, el potencial para la mejora de las prácticas de remediación se puede explorar a fondo cuando ésta guarda una relación estrecha con la planificación urbanística y la revitalización de terrenos.

Los responsables del proyecto trataron de ampliar el mercado de la remediación de suelos a las PYME y también de generar confianza por parte de las entidades reguladoras por lo que se refiere a adoptar la remediación in situ sostenible como opción preferible para la restauración de suelos. Por medio del proyecto se ha creado una planta para el aprovechamiento de resultados externos, actividad a raíz de la cual se ha solicitado una patente. Esta podría ser la solución para los cerca de 250 000 terrenos que se consideran contaminados en Europa, una cifra que se cree que no hará sino aumentar conforme a varios estudios.

En el proyecto participan quince socios de diferente perfil, en concreto seis centros tecnológicos de investigación y desarrollo, una universidad, siete PYME y un contratista de construcción, procedentes de diez países europeos diferentes con una amplia distribución geográfica.

Comentarios