¿Cómo influyen los cambios de los usos del suelo en la meteorología europea?

0
2.813

Sobre la Entidad

Comisión Europea
Representa y defiende los intereses del conjunto de la UE, elabora propuestas de nueva legislación europea y gestiona la labor cotidiana de poner en práctica las políticas y hacer uso de los fondos europeos.

La reducción de las tormentas de verano en el Mediterráneo occidental podría ser causada en parte por el cambio en el uso de la tierra en las costas y las laderas de las montañas, según informa un nuevo estudio. Esta falta de tormentas provoca que el vapor de agua se concentre sobre la región y dé lugar a fuertes lluvias e inundaciones en Europa central.

Muchos informes han estudiado la disminución de las tormentas de verano alrededor de la cuenca del Mediterráneo occidental. Para investigar este cambio, este estudio recoge datos de 37 proyectos de investigación financiados por la UE y examina el papel de la "brisa combinada", un sistema de vientos que combina el viento que viene hacia el interior desde el mar con el viento procedente de las tierras altas.

Los cambios de uso del suelo en el Mediterráneo en los últimos años, como la deforestación, han reducido los niveles de evaporación de la superficie

La brisa combinada se mueve lentamente desde el mar hacia las montañas durante el día y tarda alrededor de cinco horas en llegar a las cimas de las montañas situadas a 60 a 100 km hacia el interior. A medida que avanza, las tormentas pueden desarrollarse si la temperatura llega a ser lo suficientemente fría como para que el agua se condense en el aire. El vapor de agua liberado por la vegetación costera, bosques o cultivos de regadío a través de la evaporación, puede enfriar el aire lo suficiente como para que esto ocurra. Si el aire no llega a ser lo suficientemente fresco, la brisa combinada mantendrá su temperatura cálida y continuará en movimiento hacia el interior.

Los resultados de los proyectos sugieren que los cambios de uso del suelo en el Mediterráneo en los últimos años, tales como la deforestación, han reducido los niveles de evaporación de la superficie. Los autores del estudio proponen la larga historia de uso de la tierra como responsable; los antiguos romanos drenaron las marismas costeras, por ejemplo, y en los tiempos modernos, los pueblos y ciudades han sellado la tierra con asfalto y cemento.

Por lo tanto, una menor evaporación conduce a un menor número de tormentas de verano en esta región. La falta de tormentas tiene un efecto en cadena: las capas de aire que contienen vapor de agua y la contaminación 'se acumulan' por encima de la cuenca del Mediterráneo occidental, hasta 4000 m de altura. Luego viajan hacia el interior y pueden provocar intensas lluvias e inundaciones en partes de Europa central. De hecho , las catastróficas inundaciones que se produjeron en Europa central en 2002 se sabe que han sido el resultado de las nubes de lluvia formadas por vapor de agua del Mediterráneo y el Mar Negro.

Además, las temperaturas superficiales del mar más altas por el calentamiento global suman más vapor de agua al aire. Esto también aumenta las precipitaciones y las inundaciones en zonas del Mediterráneo durante la primavera y el otoño, que a su vez aumentan la erosión del suelo y la pérdida de la tierra. Esto reduce la vegetación, lo que agrava el problema inicial de la baja evaporación de la tierra. Los investigadores sugieren que los programas de reforestación pueden ayudar a enfriar el aire y permitir que las tormentas se desarrollen.

Sin embargo, advierten de que la predicción meteorológica debe informar de estas medidas tienen en detalle.

Comentarios