WWF exige en la reunión de Bonn un borrador de acuerdo climático ambicioso para la COP21 de París

0
62

Sobre la Entidad

WWF
WWF está presente en más de 100 países y cuenta con el apoyo de 5 millones de personas de los 6 continentes.
62

Los negociadores de más de 190 países se reunirán en Bonn las próximas dos semanas para preparar a fondo las bases para el nuevo acuerdo climático global que deberá alcanzarse en París a finales de año. WWF pide a los negociadores que den impulso a la reducción de emisiones antes de 2020 y que los líderes tengan un borrador de acuerdo ambicioso, basado en la ciencia y justo, para ser aprobado cuando se reúnan en Paris en la Cumbre sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP21).

Samantha Smith, líder de la Iniciativa Global de Clima y Energía de WWF, dijo que había tres temas en los que tenían que centrarse los negociadores: reducir drásticamente las emisiones en los próximos cinco años; garantizar que los compromisos que se alcancen sean acordes con la ciencia y la justicia para limitar el calentamiento global; y, por último, garantizar que las comunidades más pobres reciben ayuda para estar mejor preparados para los futuros impactos del cambio climático.

Acciones para reducir las emisiones en los próximos cinco años (2015 -2020)

El nuevo acuerdo climático global significará poco si las emisiones siguen aumentando en los próximos cinco años 

"Está claro que el nuevo acuerdo climático global significará poco si las emisiones siguen aumentando en los próximos cinco años antes de que el nuevo acuerdo global entre en vigor.  La tendencia nos muestra un  aumento significativo de las emisiones a menos que tomemos medidas inmediatas para reducir los gases  de efecto invernadero", dijo Smith. También citó las conclusiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) de principios de este año, que señalaba que las emisiones relacionadas con la energía se estabilizaron el año pasado por primera vez en 40 años, como resultado directo de las políticas de energía limpia.

"Las energías renovables y la eficiencia energética, por ejemplo, siguen superando todas las predicciones sobre su rápida implantación, sus mejoras y que cada vez son más asequibles. Sabemos que las políticas que las promueven funcionan: reducen las emisiones y tienen otros muchos beneficios, como aire más limpio y más puestos de trabajo. Esto es, sin duda, algo en lo que los gobiernos pueden actuar de forma inmediata", dijo. Al trabajar de forma conjunta para ampliar la implantación de las energías renovables, los gobiernos pueden, al mismo tiempo, hacer frente a los objetivos de desarrollo, crear puestos de trabajo y comenzar a poner en marcha la infraestructura necesaria para una sociedad descarbonizada.

Durante las reuniones  de Bonn los negociadores participarán en sesiones de expertos técnicos para discutir estas cuestiones y es imperativo que se encaminen hacia recomendaciones claras sobre lo que se hará, y que redacten borradores sobre estas decisiones en lugar de seguir simplemente intercambiando ideas.

Acciones para la década posterior a 2020 deben coincidir con la ciencia

"La ciencia nos dice que tenemos que alcanzar el punto máximo de emisiones antes de 2020 y después reducirlas de formas drástica. Eso significa que cualquier nuevo acuerdo climático mundial tendrá que poner en marcha las medidas necesarias para garantizar que las emisiones en la década posterior a 2020 coinciden con la ciencia, y esto debe hacerse de manera equitativa", dijo Smith.

Para asegurar esto, WWF pide los siguientes compromisos para el  proyecto de acuerdo de Bonn:

  • Un mecanismo para asegurar una revisión continúa de la acción climática en línea con la ciencia;
  • Recursos urgentes y adecuados para las acciones climáticas, tanto para la reducción de emisiones como para asegurar que las comunidades pobres tienen los medios para adaptarse a los impactos del cambio climático;
  • Un objetivo global para la adaptación, así como un fuerte Mecanismo de Pérdidas y Daños
  • Reconocer que es muy importante abordar las emisiones de los sectores de la tierra y bosques.

Una lección importante de la experiencia de Copenhague es no dejar las cuestiones difíciles para el final

Cuestiones difíciles a tratar desde el principio

Una lección importante de la experiencia de Copenhague es no dejar las cuestiones difíciles para el final.

"Los negociadores no deben postergar las discusiones difíciles. Tienen que acordar un proceso claro para discutir las cuestiones cruciales de la equidad, las Pérdidas y Daños, las finanzas y la forma jurídica del nuevo acuerdo, y estas discusiones deben empezar sustantivamente en este período de sesiones de Bonn. Todos los temas políticos deben abordarse lo antes posible ", dijo Smith.

A principios de este año en Ginebra se dio el paso inusual entre los negociadores de conseguir un proyecto de texto acordado. "Ahora deben mantener el rumbo para asegurar que los líderes tendrán un acuerdo ambicioso, basado en la ciencia y justo para aprobar cuando se reúnan en París a finales de este año", dijo.

Comentarios