La ACA expedienta a 25 hidroeléctricas por incumplir decreto sequía

54
0
54

La Agencia Catalana del Agua (ACA) ha abierto 25 expedientes sancionadores a diversas centrales hidroeléctricas que operan en los ríos Llobregat, Ter y Fluviá, por efectuar derivaciones del cauce hidrológico que incumplen el decreto de sequía.
El director de la ACA, Jaume Solá, ha explicado hoy en rueda de prensa que los expedientes se han incoado por derivar más agua de la permitida por el decreto, dejando el cauce del río demasiado seco, en unos casos, y por embalsar el agua durante la noche para poder "turbinar" (paso del agua para producir electricidad) de día a una potencia superior.
Solá ha destacado que las sanciones a estas hidroeléctricas, tal y como indica el decreto de sequía, será de grado máximo, por lo que cada una oscilará entre los 6.000 y los 30.000 euros.
Las centrales hidroeléctricas a las que se han abierto expedientes sancionadores están ubicadas en los municipios de Bagá, Castellar de N'Hug, Casserres, Guardiola de Berguedá, Manlleu, Orís, Puig-Reig y Vallcebre, todos ellos en la provincia de Barcelona, y en Campdenávol, Camprodon, Llanars, Queralbs, Ripoll, Sant Jaume de Llierca, Sant Vicenc de Torelló, Sant Joan de les Abadesses, en las comarcas de Girona.
Solá, por otro lado, ha dado a conocer el estado de las reservas hídricas de Cataluña después de las lluvias de las últimas semanas, las más abundantes de los últimos años, que han alejado el fantasma de la sequía en buena parte del territorio catalán.
Así, las lluvias del mes de octubre han permitido recuperar los niveles de los embalses de las cuencas internas de Cataluña por encima del 40%. En concreto, las reservas han aumentado en más de 84 millones de metros cúbicos (hectómetros cúbicos) de agua, lo que supone un 12% de media.
En el ámbito del Ter-Llobregat el incremento de reservas también ha sido considerable, de 68 hectómetros cúbicos, aunque aún así se mantiene la situación de excepcionalidad.
El motivo, según ha indicado Solá, es que se trata de una zona que comprende el 70% de la población y el 30% del territorio, lo que hace que la situación sea más "preocupante" o "sensible".
No obstante, las últimas precipitaciones permiten garantizar en este ámbito el consumo de agua durante un mínimo de cuatros meses, en caso de que no llueva más.
Tras el último episodio de lluvias, pues, las reservas de los pantanos en las cuencas internas de Cataluña se sitúan en los 291 hectómetros cúbicos y en el ámbito Ter-Llobregat en 242 hectómetros cúbicos.
Pero a pesar de esta situación de bonanza hidrológica, el director de la ACA ha recordado que un total de 60 poblaciones, en su mayoría de la Cataluña central, siguen en "presunta" situación de emergencia por la sequía, tras haber solicitado las autorizaciones pertinentes para abastecerse con cisternas o captaciones de emergencia.
Solá ha precisado que habla de "presunta" situación de emergencia porque los municipios afectados solicitaron en su día ayuda a la ACA y a día de hoy aún no han comunicado si siguen teniendo problemas de abastecimiento de agua para consumo doméstico.

Comentarios