El presidente de la CHG pide cautela para medidas al Alto Guadiana y confía en tener en abril un documento consensuado

9
0
9

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Enrique Calleja, dijo hoy que espera que a lo largo del próximo mes de abril se pueda tener consensuado el Plan Especial del Alto Guadiana.

Calleja, tras entrevistarse hoy con el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Fernando López Carrasco, en Toledo, manifestó a los medios de comunicación que el Plan es su objetivo prioritario y que existe ya un primer borrador definitivo que están revisando las comunidades de regantes y la Junta de Castilla-La Mancha.

Afirmó que quiere sacar cuanto antes el Plan y añadió que 'tenemos claro que tiene que ser un documento consensuado por todas las partes', incluidas las tres administraciones públicas (local, regional y nacional) y otras organizaciones.

Respecto a la acogida que ha recibido el borrador, manifestó que su finalización ha sido muy reciente y que aún no ha tenido oportunidad de comentarlo con los afectados e implicados, pero en todo caso espera que a lo largo del mes de abril esté consensuado.

Explicó que el Plan Especial del Alto Guadiana consiste, fundamentalmente, en medidas de carácter jurídico, que deben ir acompañadas de otras de carácter agroambiental, algo en lo que, según dijo, está trabajando la comunidad de Castilla-La Mancha.

Destacó el alto nivel de consenso que está encontrando en las partes implicadas, como asociaciones agrarias, comunidades de regantes y el Gobierno regional, y advirtió que 'tenemos que ser muy cautos a la hora de proponer medidas que puedan empeorar más una situación', que tiene 'muchas aristas'.

Calleja dijo que el del Alto Guadiana no es el mayor problema cuantitativo de agua que hay en España, pero sí el mayor desde un punto de vista cualitativo.

En este sentido, explicó que en el Alto Guadiana hay unos acuíferos sobrexplotados, de los que 'cuelgan espacios naturales', como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y el Natural de las Lagunas de Ruidera, al tiempo que una actividad agraria y 300.000 habitantes 'que beben de estas aguas' y que ahora mismo no tienen alternativas de abastecimiento.

Comentarios