La Fundación Agua y Progreso critica la politica del gobierno central

30
0
30
"Salgamos de la hidroesquizofrenia"

José Alberto Comos Guillem. Director de la Fundación Agua y Progreso de la Comunidad Valenciana.

Me explico. La señora Narbona lleva un año y medio intentando vendernos que en Londres iban a construir una desalinizadora, que fíjate qué modernos son y que nosotros lo vamos a ser igual. Pues bien, todo el mundo debe saber que el alcalde de Londres, casualmente laborista, ha rechazado finalmente la construcción de esa desalinizadora por tener unos impactos ambientales fortísimos sobre los ecosistemas y por sus elevados gastos energéticos. Aclarado esto, también debe saber la ciudadanía de la Comunidad Valenciana y de toda España que en Inglaterra y en el Reino Unido existe una infinidad de trasvases de agua que funcionan estupendamente y que hay tantos que prácticamente el 40% de las estaciones de aforo están afectados por los citados trasvases de agua. O sea, los trasvases en el Reino Unido funcionan y son viables.

En cuanto a la desalinización, me remito a lo que afirmó el doctor Dracup, catedrático de la Universidad de Ingeniería Civil y Medioambiental de la Universidad de Berkeley (California), en el congreso que realizó la Fundación los días 5 y 6 de mayo del 2005 en Alicante.

Dracup es una autoridad mundial en planificación hidrológica y en sistemas ambientales. Fue el coordinador del Informe Berkeley, que es sin duda el más prestigioso que se ha efectuado sobre el Plan Hidrológico Nacional y el trasvase del Ebro. Este informe fue coordinado por el doctor John Dracup, pero en el equipo que lo elaboró se encontraba, entre otros expertos, el doctor Horne y el doctor Rodríguez-Iturbe, premio Stockolm Water Prize 2002. El Stockolm Water Prize es considerado el premio Nobel del Agua.

En efecto, al ser preguntado por esta cuestión respondió que la desalinización ha de concebirse como un complemento a otros instrumentos tales que la depuración, reutilización, trasvases, aguas subterráneas o modernización de regadíos.

Es decir, la desalinización a pequeña escala como complemento a otras fuentes a mí me parece bien. Ahora, de ahí a sustituir el trasvase del Ebro por la macrodesalinización como solución global fue tildado por Dracup «como un error histórico» porque tiene un impacto ambiental más fuerte que el de un transferencia como la del Ebro.

El trasvase del Ebro es mejor opción que la desalinización a gran escala, ya que proporciona más agua, más barata y con menor impacto ambiental.

Vía La Verdad

Comentarios