Entrevista a Jorge Marquínez en La Voz de Galicia

20
0
20
«Crearemos una Confederación del Miño con sede en Galicia»

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) asiste con atención al debate sobre los escasos beneficios sociales que reportan a Galicia los embalses hidroeléctricos. También comulga con la idea de que la rica cuenca gallega del Miño y del Sil deje de depender de Oviedo y pase a ser gestionada directamente desde Galicia. «Vamos en esa dirección -asegura- y ya hay un acuerdo unánime para segregar la CHN en dos unidades. Crearemos una Confederación Hidrográfica del Miño con sede en Galicia».

-¿Le parece razonable que Galicia quiera gestionar sus ríos?

-No sólo creo que es razonable, sino que es lo que vamos a hacer. Estamos modificando todas las confederaciones hidrográficas. Hay razones de fondo para ello y la cuenca del Miño tiene su propia identidad, diferente a de la cuenca del Cantábrico. Repito que crearemos una Confederación Hidrográfica del Miño con sede en Galicia, probablemente en Ourense o en Lugo. Este nuevo organismo gestionará las aguas, sobre todo de Galicia, pero también una pequeña parte en Asturias y Castilla y León, así como en Portugal.

-¿Cuándo se creará?

-No lo sabemos. Requiere de la aprobación del Parlamento español. Pero este mismo otoño daremos el primer paso, con la creación de la Demarcación Hidrográfica del Miño.

-¿Sería posible otorgar hoy las concesiones para las hidráulicas gallegas?

-Hoy no sería posible otorgar las concesiones gallegas. Hablamos de embalses que ni siquiera tenían en cuenta el respeto del caudal ecológico. Eran otros tiempos. Estamos hablando de concesiones que en algunos casos son indefinidas, y de otras de hasta 99 años. La mayoría seguirán hasta el 2060. Antes no se tenían en cuenta los caudales ecológicos, los impactos del efecto barrera... Suponen una ocupación de muy difícil reversión.

- Expropiación de las presas

«Expropiar las presas es impensable», asegura Jorge Marquínez, porque hay derechos consolidados con una valoración económica altísima. Es un reto que excede a la CHN. Nosotros, lo único que podemos hacer es vigilar el cumplimiento de las condiciones concesionales, que es bien poco. Pero expropiar es una solución impensable, por onerosa y por no justa.

- ¿Y las eléctricas cumplen las condiciones de las concesiones?

-En la CHN estamos mirando eso con una lupa muy gorda. En Asturias, por ejemplo, estamos abordando la caducidad de la primera gran hidráulica, el embalse de La Malva, construido en 1918. La Administración está estudiando la liberación de los caudales. Pero esto es esperar demasiado.

-¿Y cuál es la solución?

-Negociar, buscar pactos. Las compañías tampoco son irresponsables y no pueden ser ajenas a una deuda social muy grande.

Vía La Voz de Galicia

Comentarios