Tres nuevas desaladoras garantizarán agua para 600.000 personas

430
0
430

Serán verdaderas fábricas de agua potable, con capacidad para abastecer a 1,6 millones de personas de las provincias de Alicante, Murcia y Almería, pero la mayor parte de los 150 hectómetros cúbicos anuales que producirán las desaladoras de Torrevieja, Águilas y Bajo Almanzora servirán para regar las huertas de la Vega Baja de Alicante, las de Águilas y más de 12.000 hectáreas de la provincia de Almería. El resto dará de beber a unas 600.000 personas. Estarán terminadas a finales de 2008.

"Con estas actuaciones se soluciona, de una vez por todas, el problema del abastecimiento, y no dependeremos del clima o de los trasvases", vaticinó la subdelegada del Gobierno en Alicante, Etelvina Andreu, que compareció ayer por la tarde junto con Jaime Palop, presidente de la empresa estatal Acuamed, y otros responsables del Ministerio de Medio Ambiente para ofrecer los detalles de la adjudicación del contrato para la construcción de estas tres obras. La desaladora de Torrevieja (Alicante) será la de mayor producción de agua de toda Europa, "una factoría de agua para uso residencial y agrícola", dijo Palop, quien calculó que, con los 80 hectómetros cúbicos anuales de producción, se podría abastecer a las poblaciones de Alicante, Elche, Orihuela, Torrevieja y Murcia.

Aunque no se hará, ya que la mitad del agua se destinará para los regadíos del trasvase Tajo-Segura en la comarca alicantina de la Vega Baja. Hoy mismo las empresas adjudicatarias empezarán a redactar el proyecto detallado de esta obra, cuya ejecución comenzará a finales de 2006 y que tiene un importe que ronda los 297 millones de euros. A mediados de 2008 se podrá disponer de los primeros 40 hectómetros cúbicos de agua de mar apta para consumo humano y regadío. Adrián Baltanás, director de Acuamed, avanzó que esta planta, además, es "ampliable hasta poder producir 120 hectómetros, por lo que, si en un futuro hay demanda, sería fácil ampliar caudal".

La planta desaladora de Águilas-Guadalentín (Murcia) supondrá una inversión de 239 millones de euros y la del Bajo Almanzora (Almería) de 73 millones. La primera generará 60 hectómetros cúbicos anuales y la segunda 20, que se destinarán tanto para uso agrícola como para abastecimiento humano. Todas estarán listas y a pleno rendimiento para finales de 2008, según anunciaron.

Los responsables de Acuamed recalcaron que será un agua "de gran calidad y rentable", ya que el compromiso de Medio Ambiente es que los agricultores paguen a pie de planta un precio de unos 30 céntimos de euro por metro cúbico (1.000 litros). El precio refleja una rebaja de 20 céntimos respecto al propuesto inicialmente por el Gobierno (0,5 euros), que los regantes se negaron a aceptar, pero triplica el que pagaban, por ejemplo, por el agua del trasvase Tajo-Segura (nueve céntimos). En el caso de las tarifas urbanas, los precios serán "asequibles".

En Murcia, el presidente de la Confederación del Segura, José Salvador Fuentes, calificó de "día histórico" el de ayer por la importancia que estas obras tendrán en la zona. "Un Gobierno socialista hace más de 20 años desterró el fantasma de las inundaciones; 20 años después otro está sentando las bases para que el fantasma de las restricciones en época de sequía pase al baúl de los recuerdos", dijo Zurita.

Isidoro Carrillo, presidente de la Mancomunidad de Canales del Taibilla, que abastece a 73 municipios de Murcia y Alicante con una población estable de 2,3 millones de personas, reconoció que, cuando estén todas las desaladoras en marcha, su aportación, de unos 166 hectómetros cúbicos, supondrá "un 66% de la demanda actual" y permitirá "terminar con la situación deficitaria actual".

El Pais

Anotaciones relacionadas:

Agbar, ACS y Suez se adjudican la desaladora de El Prat

El Ministerio de Medio Ambiente publica un mapa de desaladoras en España

Baltanás asegura que las desaladoras aliviarán la sequía

Comentarios