Informe Sostenibilidad 2006

9
0
9

Temas

El bienestar alcanzado por los españoles en los últimos años se ha conseguido a costa de degradar el medio natural. Lo pone de manifiesto el informe "Sostenibilidad en España 2006", que constata de nuevo las tendencias insostenibles del modelo de desarrollo español, como ya hiciera en 2005. Entre otras, cita la escasa flexibilidad de la economía, que crece bajo presiones ambientales; una fuerte dependencia energética; el mal uso y destrucción del valioso capital territorial, y el riesgo que se adivina para la cohesión social en una situación de población creciente, progresivo envejecimiento y trascendencia del fenómeno migratorio.

Este informe, que fue presentado ayer por la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, en el Jardín Botánico de Madrid, repasa los efectos medioambientales que deja en su camino el actual modelo productivo español. El primero es el aumento incontrolado de las emisiones de gases de efecto invernadero (un 48% desde el año 1990 hasta 2004, triplicando así lo tolerable por el Protocolo de Kioto para el cuatrienio 2008-2012).

El segundo se refiere a la carencia de datos sobre el agua en España y al avance de la desertificación, que afecta de forma grave ya a un tercio de la superficie terrestre (más de 150.000 kilómetros cuadrados). Como señal de esperanza, el estudio aprecia modestos avances en la implantación regional y local de impuestos económicos para amortiguar los costes medioambientales, cada vez más necesarios en base a una futura Reforma Fiscal Ecológica.

Otros aspectos positivos son la reciente creación de la figura de un fiscal contra delitos ambientales, el proyecto de ley en curso que permite al ciudadano acceder a información medioambiental, el código de transparencia de las compañías eléctricas, la norma que obligará a las nuevas edificaciones a introducir consumos eléctricos más sostenibles (energía solar), y la futura ley del suelo.

"Sin embargo", matizó la ministra de Medio Ambiente, "es clave una estrategia nacional de desarrollo sostenible, actualmente en estudio, para dar respuesta eficaz a los desafíos ambientales" que se plantean. Además, pidió también a los ciudadanos la voluntad para hacer el modelo productivo español más sostenible.

Comentarios