El precio del agua

29
0
29

Reproduzco un artículo de Martí Saballs* en Expansión que ha originado un interesantísimo debate acerca del precio del agua y los temas tratados en la Convención Hidronómica:

Palma de Mallorca es la población española que más paga al año por el uso del agua. La factura de una familia de cuatro personas para una vivienda sin jardín ni piscina puede llegar a los 350 euros al año. Respecto al resto de países de Europa, España es el tercer país más barato en factura de agua. Recientemente, se ha abierto el debate sobre si la tarifa debe aumentar un 30%. Serviría para ir equiparando la factura del agua a otros estados y para financiar las inversiones necesarias para combatir con eficacia la sequía.

Antes de empezar un debate sobre política hidronómica organizado por la ACA (Agencia Catalana del Agua) la semana pasada, donde había unos 300 representantes del sector de toda España, pregunté como moderador quién aceptaría este aumento. Lógicamente, les pedí dos condiciones: una que su voto fuera como usuario (no pensando en la rentabilidad de sus empresas) y que supusieran que la calidad del agua de sus grifos era potable y podía beberse. Un 70% votó a favor del aumento.

Este no es un tema baladí. En varias comarcas de Catalunya, empezando por la mía, hay municipios en los que no puede consumirse el agua ni siquiera cocinar con ella debido al alto porcentaje de nitratos de purines que se mezclan a través de los acuíferos. Por no hablar del alto contenido en cal. Y en Barcelona y tantas otras poblaciones costeras del litoral mediterráneo, el agua no sabe precisamente bien, aunque aseguren que no te vas a morir tragándola. Claro, que ahora dicen que hay previstas inversiones para arreglar los problemas de sabor, que dependen del tipo de cuenca hidrográfica.

Este es el tema. Creo que todos estaríamos dispuestos a pagar más por tener un agua mejor tratada y que se pudiera beber al salir de los grifos. En eso, pocas aguas minerales tienen tan buen gusto como la de Nueva York. O la de Madrid. Al fin y al cabo, nos gastamos muchísimo más en telefonía móvil (cien euros/habitante mes). Y tampoco creo que en España pasara como en otros países europeos, que debido al alto precio del agua, se lavan menos y "huelen" más.

*Subdirector de Expansión

Comentarios