El otoño en el Guadalquivir

10
0
10

Ginés Donaire

Andalucía afronta un tercer año consecutivo de sequía. Aunque el agua embalsada es mayor que la de hace un año, no es menos cierto que las precipitaciones han sido irregulares y escasas en la zona oriental (en la cabecera del Guadalquivir), que sigue registrando un importante déficit hídrico. Con todo, el otoño se afronta con el abastecimiento garantizado a la población (este verano no ha habido cortes de agua) y con una campaña de riego agrícola que permitirá salvar los cultivos permanentes, principalmente los cítricos.

Los déficits más importantes se siguen registrando en la cabecera del Guadalquivir (114,4 hectómetros cúbicos menos que en 2006) y en las cuencas del Guadalete y Barbate (88,1 hectómetros cúbicos en la cuenca Atlántica. "La sensación es engañosa, pues aunque hay más agua globalmente, los sistemas de regulación general, que es de donde se atiende la dotación para el riego, está en peor situación que hace un año", comenta Francisco Tapia, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG). En esta cuenca, que concentra el 65% del agua embalsada en Andalucía, el regadío se lleva en torno al 80% de los recursos hídricos.

Más, en un completo reportaje en El País.

Comentarios