Los costes del trasvase frente a los costes de la desalación

640
0

Veo en La Verdad una noticia sobre la recuperación de los costes de los servicios del agua en la que se ofrecen cifras comparativas entre las dos alternativas que han centrado la planificación hidrológica española en la última década: el trasvase del Ebro y la desalinización.

El estudio, de Intectsa-Inarsa, hace hincapié en que las cifras que se manejaron en el caso del trasvase del Ebro no distinguían entre las zonas a las que había que llevar el agua, y, por otro lado, no tenían en cuenta los costes de potabilización y de "distribución en baja".

Por último, quisiera comentar que hay una afirmación con la que no estoy de acuerdo acerca de que "la Directiva Marco admite un nivel de ayudas en base al rendimiento por el uso del agua en los cultivos".

La Directiva Marco dice, en su artículo 9 que:

Los Estados miembros garantizarán, a más tardar en 2010:

- una contribución adecuada de los diversos usos del agua, desglosados, al menos, en industria, hogares y agricultura, a la recuperación de los costes de los servicios relacionados con el agua, basada en el análisis económico efectuado con arreglo al anexo III y teniendo en cuenta el principio de que quien contamina paga.

Al hacerlo, los Estados miembros podrán tener en cuenta los efectos sociales, medioambientales y económicos de la recuperación y las condiciones geográficas y climáticas de la región o regiones afectadas.

Este es el texto completo de la noticia:

¿Habría sido más cara o más barata el agua del Ebro que las desalinizadoras?. A raíz del rechazo mayoritario de los ayuntamientos a la última subida del agua para los abastecimientos, debido a los costes de la desalinización, la Confederación Hidrográfica del Segura ha actualizado los estudios del derogado Trasvase del Ebro para adaptar los precios a la situación actual. El informe elaborado por Intecsa-Inarsa señala que en todos los casos los caudales del Ebro habrían resultado más caros si el agua de este río hubiera llegado este año a las cuencas mediterráneas. La diferencia de costes varía sustancialmente dependiendo de la zona de destino en la cuenca del Segura, así como de los usos.

Si se trata de los abastecimientos, la diferencia no es muy sustancial, puesto que en la actualidad los costes de desalinización oscilan entre los 45 y 65 céntimos por metro cúbico. Depende de si existe un régimen de concesión que incluye un beneficio para la empresa privada que explota la planta; así como la percepción de subvenciones europeas. Para los abastecimientos en teoría no hay ayudas, según la Directiva Marco de Agua, aunque sí se otorgaron para las obras de las desalinizadoras más antiguas, como las primeras de Alicante y San Pedro. No así para la segunda de San Pedro.

Si se compara con el Trasvase del Ebro, cada metro cúbico habría oscilado entre los 44,81 céntimos con destino en el Campo de Cartagena y los 66,84 céntimos del Altiplano. Aquí operan varios factores. El primero es que exista una discriminación de precios según las provincias del arco mediterráneo y su distancia del Delta del Ebro. De esta forma, en Barcelona costaría 19,16 céntimos y en Valencia 28,64. Si se estableciera una media, serían 39,39 céntimos. El Plan Hidrológico que aprobó el PP preveía un precio unitario de 30 céntimos para todas la zonas.

El segundo factor es que las tarifas del Ebro se refieren a «agua bruta», según la Confederación Hidrográfica del Segura. Es decir, no están incluidos los costes de potabilización -en el caso de los abastecimientos- y tampoco los de transporte y canalización a los puntos de suministro desde los canales principales. Esto hace que el coste final del agua habría sido, en el caso del Altiplano, de unos 80 céntimos el metro cúbico. Si fuera en el Campo de Cartagena, llegaría a los 55 céntimos.

Por contra, y de igual forma, en este estudio económico no está incluido ningún tipo de subvención del coste de las obras, que podría reducir de esa forma la partida de amortización y por tanto la tarifa final, señala el informe. Las subvenciones europeas son posibles para el caso de los regadíos, ya que la Directiva Marco admite un nivel de ayudas en base al rendimiento por el uso del agua en los cultivos. No así para los abastecimientos.

Hace dos años y medio, y a raíz de la derogación del Trasvase del Ebro, el Ministerio calculó que el coste de este agua sobrepasaría los 90 céntimos contando con que no se podrían trasvasar los 1.050 hectómetros anuales.

Comentarios