El canon vasco del agua tampoco sale adelante

78
0
78

Si hace unos meses era la reforma de la Ley de Aguas estatal la que encallaba en la orilla, ahora nos encontramos con que el Gobierno vasco desiste de aplicar a las familias el canon del agua [El País] que iba a entrar en vigor en 2008.

El canon es una de las novedades más importantes que incorpora la Ley de Agua, que está en vigor desde primeros de año, pero que retrasó hasta el 1 de enero de 2008 la puesta en marcha del gravamen. Con él se pretendía penalizar un consumo superior a los 130 litros por persona y día, un límite que cuando se aprobó la ley coincidía con la media de gasto de los hogares de la comunidad autónoma. La justificación que ahora da el Ejecutivo para no aplicarlo a las familias es que el consumo medio ha bajado y se sitúa en torno a los 120 litros por persona y día.

El canon fue uno de los puntos más controvertidos en el debate parlamentario de la ley. También por parte de los ayuntamientos, consorcios y mancomunidades se expresaron objeciones, ya que en sus facturas deberán incorporar el canon, y de una manera diferenciada. La complejidad que introduce a la hora de facturar los consumos familiares, ya que el canon se imputa a las personas que viven en un hogar, ha podido contribuir a aplazar su aplicación.

El decreto que desarrolla la nueva legislación se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco el próximo lunes y sí mantendrá el gravamen para los excesivos en actividades relacionadas con la agricultura, la ganadería y las industrias. El tributo para los hogares queda aparcado, pero no desaparece. Lo que se hace es aplazar su aplicación y si en un futuro se registra un incremento en el gasto medio de las familias se recuperará.

Relacionadas:

Análisis de la nueva Ley Vasca de Aguas

Comentarios