La industria catalana planea ahorrar 58 Hm3 con la reutilización de sus aguas residuales

100
0
100

La situación de sequía en Cataluña está obligando a las administraciones y usuarios a exprimir las posibilidades para disponer del agua que pueda satisfacer sus necesidades.

En el año 2009 está prevista la entrada en servicio de la desaladora del Llobregat, que se espera alivie las necesidades de agua de boca al Área Metropolitana de Barcelona. La industria por su parte, tiene también su plan, en este caso con la reutilización como pilar fundamental. Nos lo cuenta Xavier Barrena, en El Periódico:

Buscar agua, como quien dice, bajo las piedras. Esa es la consigna del Departament de Medi Ambient no ya de ahora, cuando la sequía resquebraja el suelo de los embalses, sino desde hace años. L'Agència Catalana de l'Aigua (ACA) --organismo de la conselleria que se encarga de las infrastructuras hídricas-- y el consejo general de Cámaras de Comercio de Catalunya han empezado a aplicar un proyecto que permitirá, a partir del 2010, que las industrias dejen de utilizar al año 58 hectómetros cúbicos (hm3) de agua potable para sus menesteres. Es decir, el consumo anual aproximado de una ciudad como Zaragoza --medio millón de habitantes-- y casi lo mismo que potabilizará la desalinizadora del Llobregat, que entrará en servicio en el primer semestre del 2009.

El consejo de cámaras de comercio ha llevado a cabo un plan piloto, subvencionado con 1,5 millones por el ACA, para determinar las oportunidades de ahorro de cinco cuencas del Ter y del Llobregat. El objetivo, como explicó ayer su vicepresidente, Domènec Espadaler, es "garantizar a las empresas el suministro de agua y la calidad de esta a largo plazo". Para el 2025, el incremento de la demanda de agua de boca dificultará, si no se pone remedio, el suministro a las industrias.

El estudio se ha centrado en las necesidades hídricas de un total de 180 empresas textiles, químicas, papeleras, de automoción, de derivados del petróleo y de materiales de construcción. Además, se ha indagado en la posibilidad de reutilizar agua de 18 estaciones de depuración municipales y privadas. La conclusión es que es viable que las industrias reutilicen sus propias aguas residuales tras pasar por una planta de tratamiento específica, en la que el agua se filtra y se la trata con un sistema de ósmosis inversa.
De momento, la ACA y el consejo de cámaras han instalado 13 plantas piloto de tratamiento, que han ahorrado 38 hectómetros cúbicos de agua, en empresas cercanas al río Tordera y en Igualada (Anoia), Vic (Osona), El Prat de Llobregat, Abrera, Martorell (Baix Llobregat), Terrassa y Rubí (Vallès Occidental).

El coste del proyecto para la Generalitat será de más de 300 millones de euros, destinados a instalar la infrastructura básica de conducciones. Agotados los recursos generados por el canon de agua, el director de la ACA, Manel Hernández, detalló que está partida se incluirá dentro de los proyectos que se financiarán una vez se aplique la disposición adicional tercera del Estatut, que sanciona un impulso a lo largo de siete años a las infrastructuras catalanas. A las industrias se les exigirá una mínima inversión a cambio de disfrutar del agua a un precio inferior al actual, tal y como afirmó Hernández, para incentivar su uso.

Comentarios