El Govern catalán ultima un plan para llevar agua de Almería y Francia en barcos

33
0
33

Jordi Bordas. La Vanguardia

Utilizar barcos para traer agua a Barcelona con el fin de garantizar el suministro es una medida que ya está a punto. Ayer, responsables de Aigües de Barcelona (Agbar) y del puerto celebraron una reunión para acordar la construcción inmediata de una tubería que conecte los tanques de los buques cisterna con la red de distribución de la ciudad.

Esta actuación forma parte del plan de emergencia de Medi Ambient para evitar cortes como consecuencia de la extrema sequía que sigue sin dar tregua.

Las últimas lluvias caídas en Catalunya no han mejorado la situación, que sigue siendo muy preocupante. Las reservas de agua siguen bajo mínimos.

Y aunque nadie quiere oír hablar de cortes en el suministro para uso doméstico -el conseller de Medi Ambient, Francesc Baltasar, y el propio presidente de la Generalitat, José Montilla, han asegurado que no se llegará a este extremo-, los técnicos de Medi Ambient se preparan para el peor de los escenarios. Por ello se busca agua casi desesperadamente, principalmente en pozos y, si es necesario, se traerá de otros lugares en barcos cisterna. La temida fase de emergencia, que podría llevar a restringir el servicio, se activará, de no cambiar la situación, a finales de mayo en junio, según las últimas previsiones de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), que lleva a cabo obras urgentes por un valor superior a los cien millones de euros.

Pero si, a pesar de estas actuaciones, no llueve lo deseable a tiempo, habrá que buscar agua fuera de Catalunya. El recurso de traerla en barcos, que se ha previsto como medida provisional, ha ido tomando forma y ya está prácticamente lista. La ACA ha iniciado la precontratación de este servicio para obtener el preciado líquido elemento de Almería y de Francia, concretamente de la desaladora de Carboneras (Almería), del Ródano, vía puerto de Marsella, según han confirmado a La Vanguardia fuentes empresariales -la junta directiva de Foment del Treball ha sido informada esta misma semana-, de la ACA y de la Autoritat Portuària de Barcelona. Se baraja usar también agua de Tarragona.

Los buques que lleven agua no potable -la del Ródano- lo harán en una zona todavía por determinar desde la que saldrá en camiones cisterna para ser depurada en una de las plantas del Llobregat. Hoy, en la reunión de Agbar con el puerto, se decidirá dónde amarrarán los barcos cisterna con agua potable y se determinará por dónde pasará la nueva tubería que conecte esta zona del puerto con la red general.

La cantidad de barcos que serán necesarios para cubrir la escasez de agua en Barcelona y su área metropolitana todavía no se ha fijado. Tampoco se ha determinado su frecuencia de entrada en el puerto de la ciudad. Ambos aspectos pueden quedar perfilados en la reunión de hoy, donde Agbar planteará el volumen deseado y el Port la disponibilidad de espacio. La capacidad de cada barco es de unos 300.000 litros.

En paralelo, el puerto ya ha comunicado a Medi Ambient que está perfectamente preparado para recibir estos transportes. "Nos da lo mismo -aseguran portavoces oficiales de la Autoritat Portuària de Barcelona- la procedencia de los barcos. Tanto si vienen de Tarragona, como si llegan de Marsella o Andalucía, para nosotros no hay problema alguno. Las operaciones de atraque serían, en todo caso, las mismas. A lo sumo, en algún momento, los buques pueden permanecer algunas horas a la espera de poder atracar, pero poco más".

El uso de barcos para llevar agua a Barcelona y su entorno ya fue propuesto en el 2005 cuando la sequía también castigó a Catalunya. El Govern descartó entonces que el abastecimiento procediera del sobrante del minitrasvase del Ebro que sirve al área de Tarragona, algo que planteó Agbar, y en su lugar estudió transportar el agua desde desalinizadoras del sur de España, puesto que en ese momento no se aprovechaba todo el potencial de estas plantas. La medida finalmente no se llevó a cabo porque acabó lloviendo, algo en que los responsables de la Generalitat confían que esta vez también ocurra.

El primer buque cisterna con agua para paliar la sequía está previsto para marzo.

Comentarios