Una fuga de agua en Badalona pierde 9 metros cúbicos por hora

176
0
176

La tubería Cardedeu-Trinitat, que suministra agua a Badalona (Barcelona) y otros municipios del área metropolitana de Barcelona, pierde 216.000 litros al día a su paso por esta localidad, según datos facilitados por Aigües Ter-Llobregat (ATLL), dependiente de la Agencia Catalana del Agua (ACA). Eso supone 9.000 litros por hora.

Teniendo en cuenta que los caudales de agua de emergencia del conjunto de Catalunya suman 11.840.000 metros cúbicos al mes, esos 9.000 litros por hora equivalen al 0,05% de dichos caudales. La cifra de la pérdida es espectacular, pues, según la Agencia Catalana del Agua (ACA), se consumen unos 130 litros por persona y día en una vivienda plurifamiliar. El agua perdida, con este dato en mano, podría abastecer a diario a unas 1.660 personas.

No obstante, el hecho de que el escape se mezcle con el agua procedente de la riera de Canyet, no potable, dificulta el cálculo de la pérdida de agua.

El agua que se filtra en Badalona procede en gran medida de una antigua mina de agua no potable, que baja por la Riera de Canyet, situada a 600 metros de la cañería de agua de la ATLL.

Para solucionar la fuga, en 2003 se empezó a trabajar para posibilitar el desdoblamiento de la antigua cañería, que atraviesa la sierra Litoral hasta la estación distribuidora de la Trinitat, y que abastece a 2,5 millones de habitantes.

Según ATLL, la obra es "grande y compleja", y se está ejecutando un doble objetivo: asegurar el abastecimiento y evitar fugas. La última fase de la obra acabará en un año y reducirá del 4% al 2% las pérdidas de la red regional.

La Generalitat ha hecho públicas estas cifras después de que el Ayuntamiento de Badalona constatara la pérdida de agua y se remitiera a un estudio de 2005, que fijaba la pérdida de agua en unos 432.000 litros por día, aunque la cifra englobaba el agua potable de la tubería y el agua de la Riera de Canyet.

Según ha informado la concejal de Medio Ambiente de Badalona, Mercè Rius (CiU), en 2005 se decidió hacer uso del agua procedente de la Riera, y al analizar el agua, se descubrió que contenía cloro, por lo que se dedujo que procedía de algún conducto para uso humano. Su procedencia era la cañería Cardedeu-Trinitat.

Al ponerse en contacto con la empresa pública ATLL, les explicaron que la obra para reparar la fuga era muy complicada técnicamente. En 2007, se reiteró la petición de reparación al ACA, que ya tenía la obra de desdoblamiento de la cañería en marcha, y estaba previsto acabarla para finales de 2008.

Por su parte, Rius ha explicado que han tomado medidas para aprovechar el agua que se pierde, que va a parar a un depósito y, de allí, se bombea a pie de carretera para que los camiones cisterna puedan aprovecharla para regar.

Fuente. Europa Press

Comentarios