El Foro Internacional Rosenberg reúne a más de 40 expertos en políticas de agua

52
0
52

La gestión y los usos del agua, los retos a los que nos enfrentan, son soprendentemente comunes en todo el mundo, la forma de enfrentarnos a ellos depende tanto de la financiación de que contemos como de las normas sociales y culturales de cada zona. Esta es una de las premisas bajo las que se creó el foro Rosenberg, un acontecimiento que se celebra cada dos años en diferentes ciudades del mundo y que reúne a expertos internacionales en políticas de agua. Ayer se inauguró su sexta edición en Zaragoza, dentro de la programación de eventos paralelos de la Tribuna del Agua.

Bajo el título Water for Food: Quantity an Quality in a Changing World”, más de 40 expertos abordarán estos días la necesidad de cambiar los parámetros actuales en la utilización del agua para la producción de alimentos.

La primera sesión celebrada ayer fijó el punto de partida: cómo se utiliza hoy el agua y ante qué nos enfrentamos. En primer lugar, John Briscoe, quien ha desarrollado diferentes proyectos como consejero en temas de agua para el Banco Mundial, explicó que es posible abordar localmente los problemas de agua. De la experiencia de Pakistan, Briscoe explicó cómo el desierto que era en los años 50, en muchas zonas, se ha convertido en una zona agrícola que incluso ha recuperado las aguas subterráneas. Afirmó que hay problemas que parecen imposibles pero que en realidad no lo son y ofreció dos claves para conseguir mejorar los sistemas de distribución de agua allá donde estén: abordar cada caso con realismo y atender el componente cultural que en cada lugar afecta al agua.

Esta visión optimista está dentro de una realidad descrita por Margaret Cartey-Carlson, miembro de la Secretaría General Consultiva en materia de agua de las Naciones Unidas. La presión que el aumento de la población mundial ejerce sobre el agua disponible, el incremento en los usos urbanos e industriales del agua o el cambio climático son algunas certezas que se enfrentan a falsedades como que descienden las inversiones en investigación para la agricultura.

Cartley- Carlson incidió en el cambio climático, que nos lleva a mayores zonas de sequía y fenómenos meteorológicos extremos, y que debemos tener en cuenta a la hora de establecer políticas de agua, y en el uso de la tecnología para conservar el agua. Sobre todo apuntó a lo que ella cree que es nuestra principal tarea, centrarnos en África.

El Foro Rosenberg se celebrará en la Expo de Zaragoza hasta este viernes.

Comentarios