Madrid dejará de dar la espalda al Manzanares

1.428
0
1428

matadero_i_-lamina1_3

Una inversión de 40 millones de euros y más de 1,8 kilómetros de itinerarios destinados a peatones y ciclistas para crear una red de comunicación transversal que facilite la conexión entre los distritos de la margen izquierda del río Manzanares (Moncloa-Aravaca, Centro y Arganzuela) y los de la margen derecha (Latina, Carabanchel y Usera). Son los datos más relevantes de la propuesta incluida en el Proyecto Madrid Río presentó el pasado viernes el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón. Una apuesta que pasa por recuperar los 17 pasos ya existentes y, lo más significativo, construir 11 nuevas pasarelas, de las que cinco serán de carácter singular y seis de tipo funcional. A éstas, apuntó el alcalde, se sumarán otras seis presas que se harán transitables.

La remodelación de la M-30 y el soterramiento a su paso junto al río durante el pasado mandato va a permitir ahora que el Gobierno de la ciudad aborde la creación de nuevos puntos de unión entre ambas orillas.

Ruiz-Gallardón recordó que los 8,2 millones de metros cuadrados incluidos en el Plan Madrid Río se convertirán en un ámbito para el encuentro y la convivencia, dotado de nuevas zonas verdes, equipamientos deportivos -algunos de ellos destinados a deportes olímpicos-, 30 kilómetros de carril-bici y otros 42 de itinerarios peatonales, 17 áreas de juegos e, incluso, una playa urbana.

“Estamos ante un espacio único”, afirmó, “por su valor medioambiental y urbano que, tal y como nos comprometimos, será accesible a todos los ciudadanos”. La red transversal que el Ayuntamiento va a crear, y que fomentará un modelo de “movilidad blanda”, permitirá que los distritos de la margen izquierda del Manzanares se incorporen al área central de la metrópoli.

Historia y diseño vanguardista

La construcción de 11 nuevas pasarelas y la reforma de seis presas que pasarán a ser transitables, detalló el alcalde, duplicará los puntos de conexión entre las márgenes, que pasarán de los 17 actuales (que también van a ser rehabilitados) a 34.

Una malla para desplazarse tanto longitudinal como transversalmente por todo el entono del río, según Ruiz-Gallardón. Una red que enriquecerá el paisaje urbano en el que convivirán armónicamente tanto la solemnidad de los puentes históricos, recuperados y adaptados a sus nuevas funciones, con el dinamismo y el diseño vanguardista de los nuevos pasos.

arganzuela-ii_1

Los proyectos de las nuevas pasarelas están firmados por reconocidos arquitectos e ingenieros. Domique Perrault, autor del Centro de Tenis de la Caja Mágica (actualmente en construcción, también junto al río) es el responsable del diseño de una pasarela de 250 metros, la más larga de todas las previstas. Este puente, que unirá la avenida del Manzanares con el paseo de Yeserías, será la puerta de entrada al nuevo parque de Arganzuela, uno de los ámbitos de actividad más importantes de todo el proyecto Madrid Río.

Peter Tanner y Juan Luis Bellod han ideado para la zona del Salón de Pinos una pasarela con forma de “Y“, inspirada en los antiguos puentes del ferrocarril. El proyecto incluye miradores desde los que disfrutar tanto del entorno como de la estructura interior de la propia pasarela. Sus 100 metros de longitud conectarán las calles de San Ambrosio y San Conrado, en el distrito de Latina, con la calle del Mármol en el distrito de Centro.

Hugo Corres ha asumido tres proyectos. Los dos primeros corresponden a dos pasarelas gemelas con forma de bóveda que servirán de acceso a Matadero Madrid. El otro es la remodelación, ya en marcha, de los 125 metros del puente oblicuo, que hasta ahora canalizaba el tráfico de la M-30. Esta actuación lo convertirá en un paso para peatones y ciclistas que enlazará los itinerarios del Salón de Pinos que discurren por ambas márgenes.

A estas cinco nuevas conexiones de carácter singular, continuó el alcalde, se suman las otras seis pasarelas funcionales diseñadas por el equipo de arquitectos de Madrid Río y el estudio holandés de paisajismo West 8, dirigidos por Ginés Garrido. Ellos son los responsables de que la red de nuevas conexiones cumpla todos los requisitos de accesibilidad e integración urbana establecidos en el Plan Especial Madrid Río, que será aprobado definitivamente por el Pleno del Ayuntamiento este mismo mes.

Calendario de actuaciones

El alcalde adelantó que todos los trabajos que comprende la creación de la malla de pasarelas comenzarán entre este año y el próximo. Además, las obras para incorporar a la vida de la ciudad los espacios liberados tras el soterramiento de la M-30 avanzan a buen ritmo. Por ejemplo, en diciembre estará concluida la reurbanización de más de tres kilómetros de aceras y calzadas en la margen derecha, y en marzo de 2009 finalizarán las actuaciones sobre 5,4 kilómetros del cauce del río, entre las que se incluye la recuperación de las presas históricas que, en su día, prescribió la Confederación Hidrográfica del Tajo.

Este mismo verano empezará el ajardinamiento del talud de la glorieta de San Vicente y de otros tres nuevos tramos del Salón de Pinos, que también estarán completamente ejecutados en marzo de 2009.

De acuerdo con este calendario, todas las obras previstas en el Plan Especial para ordenar y urbanizar el espacio recuperado estarán en marcha en 2009 e, incluso, algunas estarán terminadas. Todo ello permitirá que durante el primer trimestre de 2011 esté concluido el Proyecto Madrid Río, “la mayor operación de regeneración urbana, recuperación ambiental y reequilibrio territorial de la historia de Madrid”.

Más información en munimadrid.es

Comentarios