Canarias cuenta con unas 330 desaladoras, 291 de ellas por ósmosis inversa

6.932
0
6932

Las dos terceras partes de la producción de agua desalada en Fuerteventura corresponde a entidades públicas, bien sea a través del Consorcio de Abastecimiento de Agua, bien sea a través de las distintas empresas públicas municipales. En la isla se generan actualmente unos 65.280 m3 diarios de agua desalada, de los que unos 41.100 proceden de desaladoras públicas y 24.100 de instalaciones de titularidad privada. José Jaime Sadhwani, doctor en Ingeniería y profesor de la ULPGC, ofreció hoy un balance de partida de la desalación de agua en Canarias, haciendo especial mención a Fuerteventura, en una ponencia que sirvió de introducción a la mesa de debate sobre “propuestas de futuro sobre desalación de agua en Canarias”, que se desarrolló este mediodía en el stand de Canarias en la Expo de Zaragoza 2008, dentro de la programación de actividades de Fuerteventura.

Canarias tiene actualmente unas 330 desaladoras en funcionamiento, que se concentran básicamente en Gran Canaria, Lanzarote, Tenerife y Fuerteventura. De entre ellas, 291 usan la tecnología de ósmosis inversa, 28 son plantas de sistemas de electrodiálisis y 7 de destilación, además de varias con otras tecnologías.

La mesa redonda contó también con las intervenciones de José Rafael Sánchez, gerente de la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria; José Jiménez Suárez, de la Dirección General de Aguas del Gobierno de Canarias; Ángel Teno, gerente de la empresa Aguas de Antigua SL; Beatríz Suárez, genrente del Consejo Insular de Aguas; Domingo Montañéz, ingeniero del Consejo Insular de Aguas; Sebastián Delgado, catedrático de la ULPGC; junto al presidente del Cabildo, Mario Cabrera y el consejero de Aguas, Manuel Miranda.

En su intervención Jaime Sadhwani explicó que en Canarias actualmente se producen unos 214’6 Hm3 anuales de agua desalada, lo que significa que se generan unos 588.000 m3 diarios. De este balance, el 88% procede de agua de mar y de ella el 89% de ésta se genera actualmente a través de sistemas de ósmosis inversa. “El gran cambio en cuanto a productividad y rentabilidad se produce precisamente en el momento en el que se generaliza la ósmosis inversa, porque permite obtener un mayor rendimiento en desalación con menor consumo energético”. Sadhwani explicó que la importancia de la desalación de aguas en Canarias repercute en el balance de todo el Estado convirtiendo a España en el quinto país del mundo en producción de agua desalada “y eso además en un momento en el que los cálculos económicos apuntan a que hasta el 2015 a nivel de todo el planeta se invertirán 37.000 millones de euros en construcción de industrias de desalación de agua. Por lo tanto es un campo interesante que se abre si aprovechamos nuestra experiencia de casi cuatro décadas”, señaló.

El profesor Sadhwani explicó que la relación de Fuerteventura con la desalación de agua ha sido determinante desde el punto de vista económico y social, a partir de la construcción de las primeras desaladoras a comienzos de la segunda mitad del siglo XX. “Pero igualmente importante ha sido la evolución tecnológica, con un primer ciclo que finalizó en 1977 con tecnología básica que permitió poner en funcionamiento la planta de evaporación súbita instantánea para la desalación; para luego pasar al periodo 1977-1997, con sistemas de compresión de vapor gracias a la instalación de ocho módulos de 500 m3 diarios, que aportaron mejor rendimiento. Hasta que ya desde ese momento la ósmosis inversa se consolida”.

Sadhwani explicó que los retos de futuro pasan por seguir siendo pioneros en tecnología, optimizando rendimiento, reduciendo consumos energéticos y aplicando energías renovables. En ese sentido, se expusieron experiencias en todas las islas y se aludió al proyecto que ya tiene en marcha Fuerteventura para generar el 100% del consumo energético de la planta desaladora de Corralejo con un parque eólico y en cuyo proceso de ejecución se trabaja actualmente.

Comentarios