Viviendo con 75 litros de agua al día

616
0
616

Lorenzo es un chico de Ciudad Real que ha decidido dejar atrás la teoría y poner en práctica su sensibilidad medioambiental. Y lo ha hecho de un modo admirable, no solo porque el experimento consiste en reducir el consumo de agua en su vivienda a 75 litros por persona y día, sino también porque está detallando todas las interioridades del proceso en su blog Altermundista.

Despues de que la iniciativa haya alcanzado un importante eco en la red, Lorenzo concede una entrevista a iAgua en la que nos habla de sus inquietudes y de cómo cambiar algunos de nuestros hábitos puede hacer que contribuyamos a mejorar nuestra sociedad.

1.- Lorenzo, ¿cómo surge la idea de proponerte el reto de reducir vuestro consumo de agua los 75 litros por persona y día?

Llevo ya demasiado tiempo informándome, leyendo y asimilando teorías sobre eficiencia energética y de recursos, un tema que siempre me ha interesado durante mi vida (ahora tengo 31 años). Además en los últimos meses estoy adentrándome en una corriente llamada decrecimiento que da pautas muy prácticas de vida y tremendamente sencillas. Por eso decidí dejar la teoría y empezar con la práctica y esta es la primera de una serie de experiencias que voy a iniciar. Supongo que elegir el agua como primer objetivo tiene mucho que ver con el hecho de vivir en Ciudad Real, ya que Castilla La Mancha es una región con un eterno debate sobre la cesión del agua de sus cuencas a otras comunidades, la reciente polémica con las Tablas de Daimiel que se encuentran prácticamente secas, el anuncio de la ministra sobre el posible encarecimiento del consumo de agua sobrepasando 60 litros. Había razones más que suficientes.

Es importante pensar además que el activismo ecológico no sólo trae ventajas al medio ambiente, sino que es sin lugar a dudas el primer paso para construir una sociedad más justa.

2.- Al principio de tu experimento, hiciste una "auditoría" en la que mediste todos los consumos de agua que hacías. ¿Qué fue lo que más te sorprendió?

El agua que se desperdicia en el aseo personal y con las descargas de la cisterna. Mis duchas diarias de 10 minutos sobrepasaban los 80 litros diarios y la descarga de la cisterna llegaban a los 50 o 60 dependiendo del día. Un grifo abierto mientras te cepillas los dientes es el ejemplo más claro de como derrochamos agua sin razón.

3.- ¿Cuales son las principales medidas que has adoptado durante esta semana para reducir el consumo de agua?

Durante el mes que va a durar esta experiencia me he marcado varios objetivos, uno por semana. Y el primero claramente era atajar el principal foco de derroche: el aseo personal. Como objetivo secundario, pero que a la postre ha supuesto otro ahorro enorme, ha sido la recogida de las aguas grises. Así que he comenzado a ducharme con 10 litros, cerrando el grifo durante el enjabonado y recogiendo el agua usada en un cubo. Esto ha supuesto que el número de descargas de la cisterna se hayan reducido a 1 al día. También he comenzado a cepillarme los dientes con tan solo un vaso de 150 centímetros cúbicos. El ahorro ha sido espectacular, había leído sobre las ventajas de la recogida de aguas grises pero ahora lo estoy comprobando por mi mismo, ¡funciona!.

4.- En los comentarios de tu blog se ha producido un debate en torno al hecho de que el consumo doméstico es muy reducido en comparación con el de la agricultura o el de la industria, y que iniciativas como la tuya gran repercusión en el uso total del agua. ¿Cual es tu opinión al respecto?

Efectivamente el consumo doméstico supone un pequeño porcentaje (creo que en torno al 6%) del total de consumo de un país. Pero como ya comentaba en mi blog yo actuó sobre las variables de mi entorno que yo controlo. Se trata de conseguir con este tipo de iniciativas varios objetivos, el primero y principal el ahorro de agua. El segundo invertir la tendencia actual del derroche energético y de recursos. Una persona que invierte tiempo y se esfuerza en ahorrar agua en casa, es una persona que ahorra en su puesto de trabajo, que si tiene responsabilidades de dirección sobre una empresa buscará métodos eficientes de gestión de los recursos, que si es agricultor intentará implantar técnicas eficientes de gestión de regadío. Es cuestión de actitud.

Yo creo que esta gente que tira por tierra este tipo de iniciativas no quiere admitir que sirve para algo, porque si lo admitieran tendrían la responsabilidad moral (auto impuesta por ellos mismos) de hacer algo. Y eso implica sacrificio.

5.- Por último, una vez que has visto cómo se vive con menos agua, ¿tienes pensado regresar a tus hábitos anteriores o seguirás con tus nuevas costumbres?

Esta experiencia es una terapia de choque, y por lo tanto bastante estricta. Una vez terminada seguiré con los nuevos hábitos aunque permitiéndome hacer excepciones cuando las circunstancias lo requieran. Además y muy al contrario de lo que piensa la gente, no estoy haciendo nada que me suponga un problema en mi vida. Entre otras cosas era una de las premisas, demostrar que se puede hacer sin gastar enormes cantidades de dinero ni tiempo. Por ejemplo, estoy invirtiendo unos 5 minutos en la tarea de recoger el agua de la ducha, por lo que me va a ser tremendamente fácil seguir con este nuevo hábito. De hecho ahora me ducho en unos 8 minutos, antes en 12 . Esto no quita que si un día tenga lumbago y no pueda acarrear con el cubo no vaya a prescindir de él.

Se puede encontrar una información más detallada en:

Comentarios