La CHD asegura que la calidad del agua prepotable en el río Adaja es buena

151
0
151

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha llevado a cabo un seguimiento con carácter específico sobre el estado de calidad del agua prepotable en el Río Adaja, debido a los problemas de coloración detectados en las aguas de abastecimiento en los municipios de la Mancomunidad Tierras del Adaja.

Los controles se han realizado en el tramo del río comprendido entre Ataquines y el punto de captación de la ETAP Mancomunidad de Adaja y los resultados obtenidos están dentro de los límites establecidos para un agua prepotable de calidad A2, encontrándose los parámetros de hierro y manganeso dentro de los valores que se registran de manera habitual. Según este informe, el estado de conservación y mantenimiento del azud de toma, que tras más de ocho años de funcionamiento no ha sido limpiado, incide de forma directa en episodios de incrementos de la turbidez.

La labor de limpieza del azud, que corresponde al titular del aprovechamiento, es decir, la propia Mancomunidad, resulta muy aconsejable dado el propio régimen y naturaleza del río Adaja, cuyos
aportes de sólidos en suspensión son altos en épocas de avenida, actuando el azud como una trampa de sedimentos que exige labores de mantenimiento.

Por otro lado, la estación de alerta automática de la Red SAICA, ubicada en Don Hierro, no ha detectado ningún episodio anómalo con respecto a la calidad de las aguas, a posibles vertidos o funcionamiento inadecuado de las depuradoras ya existentes.

La Confederación Hidrográfica del Duero controla la calidad de las aguas superficiales mediante una serie de redes y estaciones de seguimiento, distribuidas por toda la cuenca, en las que se miden los parámetros exigidos por la ley en materia de calidad de las aguas.

Una de las condiciones que deben cumplir las masas de agua en las que existen captaciones para abastecimiento, es que el agua se encuentre en unas condiciones mínimas de calidad. El control prepotable, por lo tanto, tiene como principal finalidad el cumplimiento de los objetivos de calidad establecidos en el Plan Hidrológico del Duero.

El control de las aguas potables, centrado en los requisitos sanitarios que debe reunir el agua para ser apta para el consumo humano, es competencia de la autoridad sanitaria de la Comunidad Autónoma y de los propios responsables municipales del servicio.

Se denomina agua prepotable, al agua antes de ser sometido a los correspondientes tratamientos potabilizadores por parte de los responsables municipales. Mientras que el agua potable es el agua apta
para el consumo humano, una vez que ha pasado por el correspondiente tratamiento potabilizador.

Comentarios