Martínez Guijarro: "Estamos trabajando para que la ciudad de Albacete recupere la relación que tenía con el río Júcar"

66
0
66

El consejero de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, subrayó, tras visitar, en los parajes albaceteños de ‘Las Mariquillas’ y ‘El Charco Azul’, las obras del Proyecto de Acondicionamiento del río Júcar, que estas actuaciones responden al objetivo de que la ciudad de Albacete pueda recuperar la relación que tenía con el río Júcar.

Acompañado por la alcaldesa de Albacete, Carmen Oliver, y por los alcaldes de Valdeganga y Mahora, Fermín Gómez y Antonio Martínez, respectivamente, Martínez Guijarro comprobó las infraestructuras que se están acometiendo en la ribera del río Júcar, que responden al doble objetivo de recuperar ambientalmente este paraje y generar zonas de esparcimiento y ocio para los ciudadanos.

Este proyecto, que está respaldado por una inversión de 3.078.333 euros, contempla la habilitación de zonas de esparcimiento y el acondicionamiento de 64 kilómetros de paseos que transcurren entre los términos municipales de Albacete, La Gineta, Mahora, Motilleja, Tarazona de la Mancha y Valdeganga.

La concepción de este proyecto responde a los objetivos de restaurar la formación natural de la galería fluvial del Júcar, dándole continuidad y recuperando su integridad; la reforestación de la Cañada Real de Pozorrubio, como corredor senderista; la ordenación del uso público en el área, delimitando espacios específicos de ocio, deportivos, recreativos y didácticos; y la recuperación de elementos etnológicos ligados a los usos tradicionales del río y su riberas.

Entre las acciones comprendidas en este proyecto figuran la restauración de riberas y monte mediterráneo de la vía pecuaria; el tratamiento de la vegetación natural; la creación de áreas de uso publico; la creación de un circuito senderista y cicloturista de 64 kilómetros de trazado con áreas de enganche y descanso; el acceso a parajes naturales de gran interés paisajístico y natural; la recuperación de elementos etnológicos ligados al medio fluvial, como la instalación de una noria impulsada por la fuerza del agua o la rehabilitación de una pequeña central eléctrica donde impartir educación ambiental; y la instalación de paneles temáticos y material interpretativo.

Comentarios