El vaso reutilizable de la Expo logra recaudar 450.000 € que se destinarán a la cooperación en materia de agua

107
0
107

El director de Operaciones y Contenidos de Expo Zaragoza 2008, Jerónimo Blasco, anunció este miércoles que la experiencia solidaria de los vasos Fluvi ha conseguido recaudar 450.000 euros, que se donarán a tres alianzas por el agua que emprenderán proyectos de abastecimiento y saneamiento en países en vías de desarrollo.

Blasco se pronunció de este modo en una rueda de prensa sobre los resultados de la venta del vaso Fluvi Solidario, junto con responsables de las tres alianzas por el agua que participan de la recaudación, el responsable de Alianza por el Agua, Chus Cajal; el responsable de Fresh Action Network South Asia (FAS), Muraly Ramisety; y el responsable de Solidarité Eau, Pierre-Marie Prondin.

Los 450.000 euros obtenidos se repartirán a partes iguales entre tres redes de asociaciones que promueven el derecho humano al agua. Concretamente las receptoras son Alianza por el Agua, de origen español que trabaja en Centroamérica; la agrupación británica Water Aid y Fresh Action Network South Asia, que opera en Nepal e India; y la francesa Solidarité Eau, que destina sus fondos a proyectos de cooperación en África.

Blasco subrayó que la experiencia del vaso solidario "ha obtenido una respuesta muy positiva por parte de los visitantes de la Expo", a juicio de Blasco, por dos aspectos, "porque era útil y reutilizable y porque el sobrecoste voluntario servía para apoyar programas de cooperación al desarrollo en materia hidráulica". El director de Operaciones y Contenidos hizo hincapié en el hecho de que el Vaso Fluvi ha contribuido a reducir "considerablemente" la cantidad de residuos producidos en el recinto. Blasco recordó que el vaso es vendido por los concesionarios a un euro, pero matizó que desde esa cantidad, ha quedado para el proyecto solidario 0,42 euros por cada vaso, al descontar los gastos de fabricación y gestión.

Alianzas por el Agua

El responsable de la agrupación española Alianza por el Agua, Chus Cajal, explicó que dicha entidad, que se encarga de desarrollar proyectos de agua y saneamiento en Centroamérica, fue una iniciativa surgida en 2006 en la que participan el Ministerio de Asuntos Exteriores, el de Medio Ambiente, Expo Zaragoza y más organizaciones no gubernamentales.

Según comentó Cajal, "en la alianza participan unas 50 asociaciones españolas y se han adherido más de 200 agrupaciones gubernamentales, sociales y privadas de los cuatro países receptores de las ayudas, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras".

Cajal apuntó que los objetivos de Alianza por el Agua son promover "el abastecimiento de agua potable y saneamiento básico a 5 millones de centroamericanos para 2015, la solidaridad con la población centroamericana y las conductas de ahorro y uso más sostenible del agua, tanto en Centroamérica, como en España".

Asimismo, entre otras metas que se ha impuesto Alianza por el Agua, está lograr que el cinco por ciento de la población española se adhiera a la alianza, ahorrando en cinco por ciento de su consumo doméstico de agua, así como conseguir que en cinco por ciento de los ayuntamientos españoles se unan a este proyecto.

Chus Cajal comentó que Alianza por el Agua tiene en estos momentos una cartera de 60 proyectos en los países centroamericanos a los que se destinarán los fondos del vaso Fluvi. "Se trata de pequeñas ayudas a proyectos de interés local para solucionar sus carencias de agua de forma práctica e inmediata", matizó.

Por su parte, el responsable de FAS, que es la filial india de Water Aid, retató que su ONG trabaja en más de 350 aldeas del sur de la India y que los 150.000 euros recibidos de la venta del vaso Fluvi se destinarán a desarrollar proyectos de cooperación al desarrollo, en materia de agua, en Nepal, que según dijo, "es el país más pobre de Asia". El miembro de FAS apuntó que se trabajará en comunidades rurales nepalíes en las que, sólo un 40 por ciento de la población tiene acceso a una letrina como medio de saneamieto, para contribuir a mejorar la calidad de vida y la salud de sus habitantes. Ramisety destacó que Water Aid es una red, creada en 2002, "para que las ONG dedicadas al tema de abastecimiento de agua de calidad tuvieran voz en los foros internacionales sobre cooperación al desarrollo".

Por otra parte, el responsable de Solidarité Eau, Pierre Marie Prondin, argumentó que los 150.000 euros de los que disponen se dedicarán a programas de saneamiento en los países africanos más azotados por la pobreza, como Malí, Burkina Faso y Mauritania. Según señaló Prondin, "el primer proyecto que se pondrá en marcha será la ciudad de Mauritania, Rosso, que tiene una necesidad urgente de restaurar y ampliar el acceso al agua y al saneamiento".

Prondin aclaró que la Solidarité Eau actúa con total transparencia, ya que "en primer lugar se conectan los fondos con auténticas necesidades, para posteriormente realizar un balance que deje claro cómo ese dinero ha ayudado a las comunidades".

Solidarité Eau se creó en 1984, entre actores franceses y africanos para asegurar todos los desafíos que comprenden el sector del agua y apoyar acciones de solidaridad. Entre estos actores están incluidos usuarios, centros de investigación, empresas, gobiernos locales y gobierno francés.

Comentarios